Page 83

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 134

JORGE VILAS RODRÍGUEZ que no todo fueron desaciertos. y así, por ejemplo, la labor de reconocimiento geográfico fue acertada y se eligió un lugar idóneo para el desembarco: las playas entre Dover y Margate, en el condado de Kent (21). La importancia del factor sorpresa La sorpresa era fundamental para que la Empresa tuviera éxito (22). De hecho, la premisa del secreto en torno a la invasión fue uno de los tres requisitos que Alejandro Farnesio impuso al plan (23). Pero, en una empresa de tal alcance, en la cual iban a participar gentes de diversa procedencia, mantener el secreto parece una tarea muy difícil. Además, debido a la tensión existente entre España e Inglaterra, y a la presión que ejercía el Vaticano sobre Felipe II para que invadiese las islas, el secreto se centraba poco más que en el cuándo y el cómo de la invasión (24). Sin embargo, ya desde 1586, es decir, desde que se comienza a fraguar el plan, los agentes de Walsingham estaban al tanto de este, ya por la infiltración de espías, ya por la interceptación del correo. Por lo tanto, el requisito principal de Farnesio falló desde un principio. La eficacia del servicio secreto de Walsingham queda aquí demostrada. El propio Walsingham, al descubrir que su embajador en París actuaba como agente doble, informando a París y a Madrid, lo mantuvo en su puesto ofreciéndole información contaminada y enterándose de los planes de Felipe II desde el principio (25). Algunos autores señalan que, en la pérdida del secreto, tuvo importancia la lentitud de Felipe II a la hora de tomar decisiones, en su obsesión por tener la última palabra en todas las resoluciones del reino. Sin embargo, la prisa a la hora de decidir de analistas y decisores políticos es uno de los principales errores en que no debe incurrirse (26). La Inteligencia y la toma de decisiones La Inteligencia al servicio del Estado es, normalmente, secreta y se genera en el seno de organizaciones cuyo fin es rebajar la incertidumbre de un agente decisor. Se trata de un producto de alto valor añadido que ayuda a tomar decisiones de una forma más eficaz. La necesidad que satisface —obtener información sobre el enemigo— es atemporal (27). (21) ADAMS: art. cit. (22) Ibídem. (23) O’DONNELL y DUQUE DE ESTRADA: «La seguridad de los Países Bajos…» (24) ÍDEM: «El secreto, requisito…» (25) Ibídem; MORÁN TORRES: art. cit. (26) PARKER: «Felipe II, condenado al fracaso»; jORDÁN ENAMORADO, j.: «Análisis de Inteligencia estratégica», en ÍDEM (coord.): Manual de estudios estratégicos y seguridad internacional, Plaza y Valdés, Madrid, 2013, pp. 369-391. (27) NAVARRO BONILLA, D.: «Inteligencia estratégica», en jORDÁN ENAMORADO, j. (coord.): op. cit., pp. 349-368. 82 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 134


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 134
To see the actual publication please follow the link above