Page 152

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ

UN LIDERAZGO COMPARTIDO: LA CONQUISTA DE PANZACOLA, 1781 151 do de Monsieur Monteil. La tropa expedicionaria era de 1.543 soldados, a los que se añadían 1.636 efectivos de las dotaciones de los barcos: un total de 3.179 hombres. A ella se agregaría durante el sitio una partida aliada de indios chactás. Era una fuerza de conquista muy pequeña para un objetivo tan importante10: “Además la Plaza se hallaba en estado de mucho más defensa de lo que se pensaba, y después de dos años que se le había dado para prepararse exigía por lo menos dobles fuerzas de las que habían venido, A la verdad cuatro fuertes muy bien hechos, situados en paraje dominante, guarnecidos con más de cien cañones, muchos de ellos del calibre de a 32, cuatro morteros, cinco obuses e inmensa cantidad de municiones; defendidos por más de mil y seiscientos europeos, y mandados por oficiales inteligentes y aguerridos, no se pueden conquistar con poco más de tres mil hombres en ningún paraje de la tierra.” Los británicos tenían 1.800 hombre de tropa, 500 indios aliados, 50 negros, 279 marineros y 100 civiles, lo que totalizaban 2.679 hombres. En teoría, los españoles necesitaban un mínimo de 6.000 hombres para el ejército de operaciones y el de reserva. El enemigo contaba con 2 fragatas y algunos mercantes. Gálvez arriesgaba mucho en esta expedición. Debía llevar a cabo un buen diagnóstico de la situación en Panzacola y una eficiente adaptación táctica, amén de extraer el máximo de los recursos humanos y materiales a su disposición, inspirar a sus subordinados, protegerles de la adversidad y forjar una confianza mutua con ellos. Todo un test de liderazgo. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2016, pp. 151-166. ISSN: 0482-5748 Mando Galvéz fue nombrado comandante general de la expedición, teniendo plena autoridad en las fuerzas terrestres y navales. Era todo un acierto. La centralización del mando o la armonía entre dos jefes iguales eran claves en toda operación anfibia11: “La reunión de los dos mandos en una sola cabeza ha parecido indispensable para el buen éxito de la expedición, porque a la verdad nada es más temible en semejantes casos que la variedad de Jefes y sus dictámenes” 10  Saavedra/José de Gálvez, 14.05.1781. REPARAZ, Carmen: op. cit., pág. 225. 11  Saavedra/ José de Gálvez, 15-11-1781. Ibídem, pág 65.


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ
To see the actual publication please follow the link above