Page 163

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ

162 AGUSTÍN GUIMERÁ RAVINA y quebradas-, se construye en tres noches una trinchera de 600 metros de largo, a unos 650 metros del primer reducto enemigo, el de la Media Luna (26-29 abril). Los asaltantes cuentan pronto con dos reductos y una batería de sitio, que suman unos 20 cañones –la mayoría del 24, un grueso calibre- y unos 4 morteros aproximadamente (1 de mayo). Los días siguientes son testigos de un duelo artillero, el ataque sorpresa de los británicos a uno de los reductos, la creación por los españoles de un cuerpo volante de 1.600 hombres para evitar estas incursiones, el ataque nocturno fallido al reducto de la Media Luna -por la aspereza del terreno-, y dos proyectos de bombardeo naval contra el fuerte Jorge (2-8 de mayo). La marina sigue haciendo prodigios de eficacia. La escuadra sufre un fuerte temporal el 6 de mayo. Tras padecer algunas averías importantes, es obligada a dejar el fondeadero y correr el temporal, llegando algunas unidades hasta la desembocadura del Misisipi. Pero Solano regresa con su escuadra al fondeadero, a los pocos días. Mientras tanto, el azar de la guerra favorece a los asaltantes el 8 de mayo. La voladura fortuita del almacén de pólvora y municiones del reducto de la Media Luna es aprovechada por los españoles, que conquistan la posición. Los británicos se retiran al otro reducto –el Sombrero- y, tras un duelo artillero, izan bandera blanca. Su posición era ya insostenible. Las negociaciones duran el resto de la jornada y la mañana del 9 de mayo, cuando se firma la capitulación. El 11 de mayo capitula también el fuerte de Barrancas Coloradas, que tantos disgustos había dado a los expedicionarios españoles. Tras 71 días de desembarco y 12 días de trinchera abierta, la conquista de Panzacola era una realidad. Balance Los prisioneros británicos suman 1.700 hombres, aparte los negros e indios. Se capturan 123 cañones, 40 pedreros, 4 morteros, 6 obuses, municiones y víveres. Las bajas españolas representan sólo un 4%, 95 muertos y 202 heridos. Las bajas de la marina suponían el 24% del total, lo que da idea de la estrecha colaboración entre las fuerzas terrestres y navales. En estas cifras no se incluyen algunos marineros muertos y heridos por los indios. Gálvez también tuvo palabras de elogio para el capitán de navío Felipe López Carrizosa (1738-1798), que mandó la infantería de marina, y el capitán de fragata Miguel de Alderete20: 20  Gálvez/Secretario de Marina Pedro Castejón, 26.05.1781; Ibídem, pág. 223. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2016, pp. 162-166. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ
To see the actual publication please follow the link above