Page 175

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ

174 LUIS LAORDEN JIMÉNEZ la Corte provocaría inconvenientes. Grimaldi se trasladó a Burgos el 4 de marzo para no desairar al viajero estadounidense y se reunió en esta ciudad con Lee y Gardoqui. En la reunión Lee expuso los planteamientos estadounidenses respecto a la ayuda que necesitaban y la participación de España en la guerra. Lee se retiró a Vitoria mientras esperaba la respuesta de España que finalmente se concretó en ayuda material y financiera pero no militar. La gestión de Lee dio lugar a un intercambio de razonamientos de Estados Unidos y de España para justificar sus posiciones respectivas. La correspondencia de Grimaldi mostraba que el Rey estaba en aquel momento muy ajeno a participar en la guerra. Floridablanca coincidía en esa posición de esperar y ver cómo se desarrollaban los acontecimientos manteniéndose neutral mientras tanto y el 14 de marzo escribió a Aranda encargándole que cuidase manifestar a Francia que España no había tomado ningún acuerdo con Estados Unidos y que nunca lo haría por separado de Francia porque siempre observaría la relación de lealtad entre los dos países acordada en el Tercer Pacto de Familia. Lee regresó a París el 3 de abril sin haber conseguido nada apreciable en la misión para la que había sido enviado.6 Las vacilaciones de Floridablanca hasta la declaración de guerra y el desencuentro con el representante estadounidense John Jay en Madrid, 1780-1782 Floridablanca sustituyó a Grimaldi como Secretario de Estado y la posición oficial española continuó siendo de neutralidad aunque Francia presionaba a España para que participase a su lado en la guerra contra Gran Bretaña y lo mismo hacía Estados Unidos. Para algunos la tardanza de España en tomar posición y decidir sobre la guerra ha sido considerada muestra de las vacilaciones en la política impulsada por Floridablanca. Los documentos guardados en los archivos prueban que no fueron vacilaciones sino que Floridablanca imaginaba que con la neutralidad España podría actuar como árbitro entre Francia y Gran Bretaña y así obtener mayores ventajas. La declaración de guerra a Gran Bretaña el 21 de junio de 1779 incrementó la complejidad política del conflicto de la independencia estadounidense. Estados Unidos conocía la importancia para España del compromiso de recuperación de Gibraltar expresado en el Tratado de Aranjuez comentado en los párrafos precedentes, que obligaba a dejar en suspenso el reconocimiento de Estados Unidos tanto por España como por Francia en caso de no ser con- 6  PÉREZ SAMPER, en ANES y GARRIGUES Coordinadores 2007. pp. 50-65. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2016, pp. 174-230. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ
To see the actual publication please follow the link above