Page 187

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ

186 LUIS LAORDEN JIMÉNEZ La navegación en el Mississippi aumentó considerablemente cuando estalló la guerra de Independencia debido a la necesidad de abastecimiento de los rebeldes estadounidenses que era más seguro hacerla por este rio de la retaguardia en vez de por la costa del Atlántico controlada por la armada británica. Como ya ha sido mencionado antes, uno de los primeros acuerdos que Benjamín Franklin propuso al conde de Aranda en las reuniones que ambos celebraron en París antes de los Tratados de Paz fue firmar un memorial “sobre buena correspondencia y comercio” que incluía el reconocimiento de la libre navegación en el Mississippi y la apertura de los puertos del Caribe a favor de los independentistas estadounidenses que como contrapartida pagarían impuestos españoles durante un número de años a negociar. La propuesta de Franklin habría sido buena para evitar discusiones y por la posibilidad de obtener ingresos pero los comerciantes españoles querían mantener la exclusiva del comercio desde Nueva Orleans y se opusieron por considerar que perjudicaba a sus intereses económicos. El argumento utilizado por Aranda para rechazar la propuesta fue que la negociación era imposible por no gozar todavía los rebeldes estadounidenses del status de nación reconocida oficialmente en el momento en el que se planteó la propuesta y España no podía poner su firma en un documento con una nación que no tuviese acreditación suficiente. Así, por un argumento general España no entró en los detalles y perdió una oportunidad de mantener buenas relaciones con el vecino estadounidense en la otra orilla del rio.17 A pesar de que no existiese acuerdo oficial España dio trato de favor a los rebeldes estadounidenses para la libre navegación en el Mississippi durante la guerra. La Real Orden de 29 de octubre de 1781 recordaba a los comerciantes extranjeros la vigencia del pago del impuesto general del 6% del valor de las mercancías que entrasen o saliesen de Nueva Orleans y otros impuestos específicos que debían efectuar los comerciantes de todas las nacionalidades, aunque España daba trato de favor a los rebeldes independentistas. Observando los datos de los registros en el puerto de Nueva Orleans se observa que el comercio en Nueva Orleans fue muy importante durante la guerra de Independencia de Estados Unidos. Solo en la segunda mitad del año 1782 se registraron ocho buques estadounidenses que entraron en la capital española con 1.735 barriles de harina para comerciar. 18 17  PÉREZ SAMPER en GARRIGUES LÓPEZ-CHICHERI (Coordinador), 2008, pp. 106-108. 18 ARMILLAS VICENTE en GARRIGUES LÓPEZ-CHICHERI (Coordinador) 2008, p. 190. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2016, pp. 186-230. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ
To see the actual publication please follow the link above