Page 207

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ

206 LUIS LAORDEN JIMÉNEZ Washington había declarado la neutralidad de Estados Unidos respecto a Europa el 22 de abril de 1793 pero Gran Bretaña no respetaba la doctrina “buques libres hacen libres las mercancías” y asaltaba barcos comerciales estadounidenses desarmados que transportaban productos de las colonias americanas en comercio que favorecía a Francia, como si quisiese resarcirse de la guerra que había perdido en 1783. Se ha calculado que la Real Armada y los corsarios británicos asaltaron unos doscientos cincuenta barcos estadounidenses Al mismo tiempo circulaban noticias de que Gran Bretaña tenía estacionado un ejército de seis mil hombres perfectamente armados y adiestrados en el territorio de la frontera norte de Canadá con el pretexto de combatir a los indios pero en realidad miraban hacia su antigua colonia en el Alto Mississippi y valle del Ohio. En este ambiente la opinión pública estadounidense era mayoritaria a favor de Francia y pedía actuar si necesario con una nueva guerra de Independencia contra Gran Bretaña aunque miembros mayoritarios del gobierno eran partidarios de recomponer las relaciones con su antigua metrópoli.49 El acercamiento de Estados Unidos a Inglaterra en el Tratado de Londres en 1794 Mientras España se entretenía y no avanzaba, Estados Unidos prefirió explorar la posibilidad de recomponer las relaciones con Gran Bretaña. El 16 de abril de 1794 Washington nombró a John Jay, que entonces era Presidente de la Corte Suprema, como enviado extraordinario y plenipotenciario a Gran Bretaña. En junio empezaron las conversaciones en Londres entre Jay y el Ministro británico Lord Grenville. Dando ejemplo de celeridad y eficacia, el 19 de noviembre de ese mismo año 1794 los representantes de Gran Bretaña y Estados Unidos firmaron el Tratado de Amistad, Comercio e Historia que ha quedado en la Historia como el “Tratado de Jay” porque al representante estadounidense correspondió el mayor protagonismo para conseguirlo. El contenido del “Tratado de Jay” consistió en una serie de concesiones que Estados Unidos hizo a Gran Bretaña. Jay en ningún momento ocultó su preferencia de entenderse con los británicos, con los que al fin y al cabo compartía antepasados, antes que con Francia, aunque para ello tuviese que ceder en todo lo que le solicitasen. Jay fue mal recibido en Estados Unidos a su regreso por las excesivas concesiones a Gran Bretaña y hubo manifesta- 49  ARMILLAS 1977, pp. 148-150. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2016, pp. 206-230. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ
To see the actual publication please follow the link above