Page 45

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ

44 GUILLERMO CALLEJA LEAL tras ser derrotada por almirantes Rodney y Boscawen, 2 pierde Pondichery, su última posesión en la lejana India, Senegal, Louisbourg, Quebec y finalmente Montreal en 1760. También fracasa en su intento de reconquistar Guadalupe, en el Caribe. Carlos III continúa la política neutral y de paz armada de su hermano Fernando, por lo que mantiene a sus ministros Wall y Arriaga. Pero finalmente decide poner fin a la neutralidad por la desastrosa campaña militar de Francia, el curso que toman los acontecimientos militares al otro lado del Océano y la necesidad de tomar una decisión urgente y muy arriesgada frente a una Inglaterra hostil que continúa con la humillante posesión del Peñón de Gibraltar y que ansía por todos los medios extender su comercio y sus posesiones a costa de España. De los dos conflictos simultáneos de la Guerra de los Siete Años, el continental y el atlántico, el primero no interesa a Carlos III si no se quiebra el equilibrio italiano; y el segundo sí es de su especial interés, pues España como potencia atlántico-americana de primer orden, no puede quedar al margen como un mero espectador pasivo ante el conflicto generado por la rivalidad de franceses e ingleses en su lucha por dominar los mercados coloniales. Aunque por encima de todo, la máxima preocupación del monarca español es la protección y preservación de la integridad territorial de la monarquía y de sus derechos ultramarinos, al tiempo que la seguridad de las vías de comunicación. Carlos III se decide por ir a la guerra junto a Francia contra Inglaterra, no para vengar viejas ofensas ni tampoco por tener una preferencia por Francia, sino que lo hace tras meditar muy diversos factores: la defensa necesaria de la integridad nacional y económica de la América española; las excelentes relaciones comerciales hispano-británicas; la superioridad naval británica; la negativa del gobierno de Londres a atender las reclamaciones del gobierno de Madrid (ataques británicos a sus buques mercantes, apresamiento a sus buques pesqueros en Terranova y las intromisiones inglesas en Honduras con los cortadores de palo Campeche); la ruptura del equilibrio continental americano si Francia quedara derrotada por completo, como ya parece invitable; la plena seguridad de que el final de la guerra sería próximo por el desgaste enorme sufrido 2  Los aprestos y vituallas preparados en El Havre para la invasión fueron destruidos por Rodney, mientras que Dunkerque, Brest y Tolón, que eran las principales bases francesas, quedaron bloqueadas. De este último puerto logró salir la escuadra de Mr. de la Clue, pero fue destruida por Boscawen en aguas portuguesas. Las divisiones navales de Brest y Dunkerque fueron batidas a su vez en las costas escocesas. CALLEJA LEAL, Guillermo; O´DONNELL Y DUQUE DE ESTRADA, Hugo: 1762. La Habana Inglesa. La toma de La Habana por los ingleses. Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica, 1999, p. 19. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2016, pp. 44-96. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ
To see the actual publication please follow the link above