Page 55

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ

54 GUILLERMO CALLEJA LEAL 12.826 bombas, 51.134 balas, 3.000 libras de pólvora, 30 mosquetes con sus bayonetas y vainas, 4.000 tiendas de campaña y 30.000 uniformes completos. 15 El 4 de julio de 1776 se promulga por fin y de forma solemne la Declaración de Independencia en Filadelfia, pero los colonos patriotas saben que la Revolución Americana no es viable sin ayuda exterior. Por eso, apenas comenzada la guerra, el muy reconocido científico Benjamin Franklin, Silas Deane y Arthur Lee son enviados a Europa. Estos diputados, enviados como delegados o representantes, hallan en Francia y en España el terreno abonado por completo: ambas potencias son rivales de Inglaterra, sus monarcas son parientes de la misma Casa de Borbón y están unidos por el Tercer Pacto de Familia, y son dos naciones resentidas por su derrota en la pasada Guerra de los Siete Años y desde 1763 ansían el desquite. Como vimos, a Francia le había costado sus posesiones en Canadá y todas sus Antillas, salvo Martinica y Guadalupe; y a España ambas Floridas. Por tanto, España y Francia acogen con sumo agrado la Revolución Americana y se ofrecen a colaborar en todo lo posible, aunque adoptando en un principio una supuesta neutralidad. Tan sólo unos días después del 4 de julio, el inquieto comerciante Pollock, actuando como representante “oficioso” del Congreso Continental en Nueva Orleans (España no reconoce el derecho de beligerancia de las Trece Colonias), dirige un memorial detallado a Unzaga informándole que ha recibido al capitán George Gibson, al teniente William Linn y a 16 soldados continentales; 16 y que disfrazados de comerciantes habían partido de Fort Pitt y navegado río abajo a través del Ohio y del Misisipi. 17 Como afirma Herminio Portell-Vilá, la misión del Capitán Gibson es de una enorme importancia, al tener que entregar en mano a Unzaga una carta del general Charles Lee y otra del Committe on Safety de Virginia, en las que se apela a la “generosidad de los españoles” (generosity of the Spaniards): “…para que suministren los artículos de los cuales carecemos, que son mosquetes, mantas y drogas medicinales, especialmente la quinina…”. 18 15  ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL (AHN en lo sucesivo). Estado, legs. 3884 y 3898 bis. 16  El Capitán Gibson era un jefe guerrillero del Valle del Misisipí y el díscolo Teniente Linn estaba a sus órdenes. Ambos eran muy crueles con sus enemigos y carecían de escrúpulos. PORTELL-VILÁ, Herminio: Ob. cit., (1978), p. 154. 17 CAUGHEY, John Walton: “Willing´s Expedition Down the Mississippi, 1778”, en Louisiana Historical Quarterly, 15 de enero, 1932, pp. 86-87. 18  PORTELL-VILÁ, Herminio: Ob. cit., (1978), pp. 32-33. La Corona de España tenía el monopolio de la valiosa quinina, procedente del Perú, por lo que los ingleses no disponían de ella ni tampoco los norteamericanos. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2016, pp. 54-96. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ
To see the actual publication please follow the link above