Page 63

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ

62 GUILLERMO CALLEJA LEAL estos infelices refugiados y les da algún dinero para mitigar sus penurias; improvisa hospicios y albergues; y deja en manos de las órdenes religiosas la mayor parte de toda la ayuda humanitaria. Son tantos los asilados que el gobierno de Gálvez se ve desbordado por completo. Pero los militares británicos cruzan la frontera realizando incursiones en Luisiana para hostigar a los colonos establecidos en territorio español. Soldados ingleses queman sus viviendas, sus tiendas de campaña, sus carromatos y demás medios habitables, como también les roban sus provisiones. En tales actos, tampoco les importa quemar los hogares y demás propiedades de súbditos españoles, y los buques mercantes con pabellón español. Para disimular estas incursiones militares en suelo español, los británicos suelen contar con la participación de indios a quienes suelen despreciar como seres salvajes sin alma, inmerecedores de ser bautizados y no aptos para ser civilizados. Los utilizan de aliados como “carne de cañón”, los adiestran y su agente John Steward los provee de armas. Este siniestro personaje llegaría a controlar hasta 5.000 guerreros Chickhasaws y Choctaws, y también otros 5.000 de los no menos belicosos Creeks y Cherokees. 30 Estos indios aliados son famosos por su hábil manejo del cuchillo y del tomahawk o hacha guerrera, 31 como también por cortar cabelleras de españoles y colonos rebeldes; y los mandos británicos no sólo no los reprenden por tales actos salvajes, sino que les pagan por el número de cabelleras que cortan y les felicitan. Además, los británicos creen que su salvajismo contra los españoles hace que éstos los ataquen, lo que fortalece aún más sus alianzas. Si las autoridades coloniales británicas fomentan estas prácticas salvajes de las tribus indias aliadas, no todos están a favor en Inglaterra y son muchos los que se escandalizan porque personajes como el Gobernador de Detroit, Henry Hamilton, apodado “Hair-Buyer” (comprador de cabellos) promueven la guerra de los indios más feroces y les pagan por las cabelleras cortadas. De ahí que políticos como Pitt y Burke protesten con dureza ante tan inhumana crueldad que incluso no distingue a los más indefensos, como los niños, los ancianos o los enfermos. Lo que se impone es el crimen, el terror y el pago por las cabelleras cortadas a los refugiados y a los colonos españoles. El propio William Pitt exclama escandalizado: “¿Quién ha osado autorizar el uso del tomahawk y el cuchillo para cortar cabelleras? ¿Vamos a convencernos de que Dios y la Naturaleza sancionan las masacres 30  AGI. Cuba. Leg. 1290. Carta de Gálvez a José de Gálvez. Nueva Orleans, 12 de mayo de 1777. 31  Según Pablo Victoria, los franceses fueron los primeros en utilizar el tomahawk y sucedió en la Guerra de los Siete Años. VICTORIA, Pablo: Ob. cit., pp. 81-82. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2016, pp. 62-96. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA BERNARDO GALVEZ
To see the actual publication please follow the link above