Page 67

REVISTA DE AERONAUTICA Y ASTRONAUTICA 860

Objetivos Destruidos por la Fuerza Aérea de la Coalición. Fuente: www.centcom.mil. designados. Así, mientras que desde la Base Aérea de Incirlik, ubicada al sur de Turquía, se alcanza el norte de Siria; desde la Base Británica de Akrotiri, desde Chipre se alcanzan objetivos localizados en la Siria occidental. Asimismo, también destaca la Base Jordana de Azraq, a unas cien millas de muchos objetivos situados en el sudeste de Siria y ocupada actualmente por los Rafale franceses y elementos de combate holandeses y estadounidenses, además de los F-16 de la Real Fuerza Aérea jornada. Sin embargo, y pese a la aparente cercanía, el espacio aéreo sirio, presenta dos inconvenientes: primero, la necesidad de aliviar las tensiones en las operaciones aéreas con Rusia, que pese a la anunciada retirada del 27 de febrero de 2016, todavía mantiene y opera unos 12 SU-24 Fencer, 4 SU-30 Flanker-C, 4 SU-34 Fullback y 4 SU-35, nueva denominación del SU-27 Flanker-E, y segundo, el plan de vuelo más corto necesariamente obliga a pasar a través de los sistemas antiaéreos sirios desplegados sobre el terreno, y recientemente reforzados por Rusia, el SA-22 Greyhound, combinación resultante de un sistema de misiles y de armas de artillería antiaérea, con capacidad de medio/corto alcance gracias a la combinación de sus misiles tierra-aire y cañones calibre 30 mm y el SA-17 Grizzly, con un alcance de hasta 42 km contra objetivos aerodinámicos. Otras bases ubicadas en todo el Golfo Pérsico, en Kuwait, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos, “estiran” el vuelo de más de 500 millas hasta el objetivo más cercano, y por tanto, son utilizadas, principalmente, por las fuerzas asignadas al teatro iraquí, que por contar con un espacio aéreo relativamente permisivo, posibilita además las operaciones de reabastecimiento en vuelo. Asimismo, el poder aéreo despliega también desde plataformas navales, bien en el Mar Rojo, bien en el Mediterráneo oriental, permitiendo a la Coalición lanzar ataques contra objetivos, tanto en Siria como en Irak. Ejemplo de ello es el portaaviones francés Charles De Gaulle que ha estado estacionado en el Mar Rojo, mientras que el U.S. Harry S. Truman, asignado a la 6ª Flota, se ha ubicado en el Mediterráneo; y el U.S. Dwight D. Eisenhower, asignado a la 5ª Flota, hace lo propio desde el Golfo Pérsico. Pese a todos los condicionantes, las fuerzas de la Coalición apenas han sufrido desgate y bajas, pudiendo considerarse la campaña aérea casi modélica. Así, se puede contabilizar la pérdida varios aviones no tripulados (Drones) en Siria, además de dos F-16. Uno de la Real Fuerza Aérea jordana, abatido por el fuego antiaéreo del Daesh cuyo malogrado piloto fue capturado y después asesinado por los fanáticos del califato; y otro Falcon, de la Guardia Nacional de los EE.UU, que en 2014, tras llevar a cabo una misión de combate, se estrelló en Jordania, pero fuentes oficiales no atribuyeron esta pérdida a acciones de combate, sino a un fallo técnico. Rafale francés sobrevolando Irak el pasado 8 de enero de 2016”. Fuente: CJTF-OIR Media Press. REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Enero-Febrero 2017 65


REVISTA DE AERONAUTICA Y ASTRONAUTICA 860
To see the actual publication please follow the link above