Page 84

REVISTA DE AERONAUTICA Y ASTRONAUTICA 860

(aeropuerto, hospitales, tanatorios, bases militares etc.) adecuaremos estos espacios para la recepción de familiares, trataremos de crear unos espacios personalizados para entrevistas, donde podamos dar “algo “ de intimidad a los familiares y proporcionales la información que tengamos, filiarlos y recoger también de su parte todos aquellos datos que nos puedan ayudar a localizar o identificar al familiar afectado. Delimitar también una zona de salida para las familias o allegados distinta a la de entrada (esto es muy importante sobre todo cuando hay reconocimiento de cadáveres con el fin de evitar el contagio emocional); establecimiento de otra zona para la gestión de la información: registro, recogida, procesado y validación de información (filiación). En resumen, recoger los datos sobre víctimas y familias para como hemos dicho asegurarnos la cobertura de necesidades básicas: agua, alimento, información práctica, etc,. Esta información recogida también nos ayuda a estar alerta en la detección y atención de personas en riesgo psicológico; comunicación de información sensible, apoyo emocional, etc. Tareas sin duda imprescindibles para el psicólogo en emergencias. Mencionar en este punto la contribución de la UME a la formación en el campo de las emergencias y agradecer la oportunidad de permitirme asistir como alumno al Diploma de Formación Continuada de la Universidad Complutense de Madrid y la UME a través de su cátedra Sánchez- Gay “Intervención Psicológica en Desastres”. Además de sus contenidos teóricos se nos brindó la oportunidad de participar el pasado mes de abril en el ejercicio “SUR 16” donde se evaluaba el potencial de la UME para dar respuesta a una emergencia sísmica de nivel nacional. En el ejercicio se recreó un ambiente semejante en todo lo posible al que se presentaría en una situación real frente a esta emergencia, lo cual es muy diferente a los ejercicios de simulación que se puede desarrollar en clases, cursos o en ejercicios escritos. Pienso que estos ejercicios de simulacro son métodos eficaces de entrenamiento, evaluación o validación de los esfuerzos en preparativos y respuesta frente a estas situaciones tan inesperadas que siempre te ponen a prueba. El poder vivir a través de un simulacro a este nivel la organización de una gran emergencia, considero que sería una practica fundamental para todos los psicólogos que trabajamos en el ámbito de Defensa, la manera en la que se toma consciencia del verdadero trabajo de coordinación y esfuerzos para dar respuesta eficaz a todas las tareas generales que hemos mencionado al principio. En este mismo punto me gustaría también destacar la ausencia de formación especializada en habilidades de apoyo psicológico en emergencias, creo que la formación en emergencias debe tener un carácter de obligatoriedad en la fase de formación específica en la Escuela Militar de Sanidad y deben recibirla todos los nuevos psicólogos que se incorporen a las FAS. Retomando el tema de la intervención /activación de los psicólogos y personal de intervención psicosocial y personal afectados por la emergencia, ésta debe estar relacionada directamente con la variedad de las situaciones de emergencia que pueden producirse en dependencia del número de afectados, tipo de incidente, características de los afectados, etc. Hay un aspecto que es definitivo a la hora de hablar de víctimas y afectación de las mismas y es el de vulnerabilidad y el grado que presenta esa persona que tenemos delante. Para ello tenemos que explorar la vulnerabilidad psicológica de los afectados: aspectos físicos y psicológicos que pueden incidir en una mayor necesidad de atención: estructuras de personalidad, experiencias vitales previas, dificultades observadas en el manejo de estrés, estar en tratamiento psicológico, etc. Junto con otros aspectos relacionados con el soporte social y económico que pueden incidir en una mayor necesidad de atención psicosocial; falta de recursos para alojarse, comer, etc., situación de aislamiento social por ausencia de familiares y/o amigos. El impacto psicológico por tanto, traumático o no, puede variar como vemos en función de las vulnerabilidades personales. Normalmente la existencia de víctimas mortales provoca más impacto que si sólo se han producido víctimas leves, pero no podemos dar nada por sentado. Con esto lo que quiero explicitar es que no todas las personas reaccionan, ni asumen una situación 82 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Enero-Febrero 2017 dossier


REVISTA DE AERONAUTICA Y ASTRONAUTICA 860
To see the actual publication please follow the link above