Page 101

RHM 121

100 PIERRE LIERNEUX y lo que había sido una astucia de identificación llamada “camisade” llegó a confundirse en el lenguaje de la época con una emboscada nocturna. Este término fue utilizado durante todo el siglo. Las marcas distintivas eran muchas y a veces muy bucólicas. Según el abad de Brantôme, en la batalla que se desarrolló cerca de Amberes en 1576, las tropas españolas adornaron sus morriones y borgoñotas con ramas de roble30. Sin embargo, a partir de 1568, se instauró una panoplia vestimentaria llamada “vestido”, junto al armamento y al equipamiento. La moda española se impuso claramente después del viaje del príncipe Felipe, futuro Felipe II, por los Países Bajos31. Esta panoplia no constituía una obligación como tal, pero servía de base para controlar las compañías, permitiendo a los capitanes asegurarse el reequipamiento de los reclutas y soldados mal vestidos. Constaba de dos camisas, una casaca de color forrada con un paño negro de Frisia, unos pantalones de color, un jubón de tela cruzada y un par de zapatos. Los oficiales al mando de las tropas enviadas a Amberes llevaban consigo muestras para que se pudiera observar su calidad. Los suministros que se enviaron a las tropas españolas en los Países Bajos en el año 1568 se distribuyeron en Amberes. Sin embargo, en los contratos con los comerciantes instalados en la ciudad, conservados en el Archivo de Simancas, se habla de suministros destinados a cientos de hombres, pero no estipulan el color del traje ni de los pantalones o se citan muchos tonos de manera desordenada32. Desde esa época hasta el fin del imperio español, Amberes fue el lugar donde se concentraban todos los equipamientos y las materias primas importadas desde los arsenales de España o Milán. También de Inglaterra, cuando Frisia ya no pudo proveer las telas y los paños33. 30  P. DE BOURDEILLE, Mémoires de l’Abbé de Brantôme, publicadas en 1600 y en París en 1858, por Prosper Mérimée (oeuvres complètes de Pierre de Bourdeille, abbé et seigneur de Brantôme). Citado en BARDIN, Dictionnaire de l’armée de terre…, p. 3493. Sobre Pierre de Bourdeille (Bourdeille 1540-Richemont 1614), escritor francés del siglo XVI, cfr M. LAZARD, Pierre de Bourdeille, abbé de Brantôme, París, 1995, p. 412. 31  H. WEISS, Kostümkunde. Geschichte der Tracht und des Geräthes von 14ten Jahrundert bis auf die Gegenwart, Stuttgart, vol. 2, 1872, pp. 600-604. 32  Cfr Archivo General de Simancas (AGS), Contaduría Mayor de Cuentas (CMC), Segunda época, 1. 3. Contrato de Jerónimo Pardo y Ruan Fernández de San Vitores para 1257 nuevas reclutas y a 120 soldados; segunda época, 1. 2: contrato para 900 « vestidos » para los hombres del duque de Medinaceli, en camino hacia los Países Bajos por el mercante de Amberes, Gregorio de Franquis; segunda época, 1. 1: contrato del 8 de febrero de 1573 de 400 « vestidos  » provistos por Tomasso Fiesco. Ver también en Bruselas, AGR, Secrétairerie d’Etat et de Guerre, reg. 17 f. 45 v° (Contrato entre el Archiduque Alberto y Diego Lopez Siero, mercante en Amberes, que se compromete a proveer 2.300 vestidos para las tropas de la armada de los Países Bajos). 33 AGR Secrétairerie d’Etat et de Guerre, reg. 17 f 114 v° (Contrato con Jean-Baptiste Judici y Melchior de Negrone para un préstamo de 239.750 escudos, de los cuales 180.000 a pagar en efectivo, 34.758 en telas finas de Inglaterra y 24.000 en mercaderías varias, 4 de noviembre Revista de Historia Militar, 121 (2017), pp. 100-136. ISSN: 0482-5748


RHM 121
To see the actual publication please follow the link above