Page 110

RHM 121

EL UNIFORME MILITAR EN LOS PAÍSES BAJOS ESPAÑOLES:… 109 la sociedad del Antiguo Régimen no se conformaba con lo que podía considerarse como un desafío hacia el orden establecido. En la época de Carlos V, la sociedad burguesa de Flandes y Bramante tenía ricas telas (sedas, brocados, satenes, terciopelos, etc.). El Emperador consideraba que las ropas que llevaban eran excesivas por lo que dictó unas ordenanzas a este respecto en 1531, 1545 y 1550, con idea de que controlasen “sus atavíos demasiado excesivos”. Por otro lado, el uso del negro y de colores oscuros, propios de una vestimenta de aspecto severo67, de rigor en Madrid y que llegaron a imponerse paulatinamente en la Corte, no impedía el lujo en los detalles68. En el ejército, donde la tolerancia en el vestir había perdurado más, probablemente por no espantar a los soldados potenciales, se llegaron a confundir algunos soldados con sus oficiales, a los que entonces se recomendaba ir precedidos por un lacayo con su escudo. Aunque este fenómeno no era específico de los soldados del rey de España69, fue motivo de bromas hasta en Revista de Historia Militar, 121 (2017), pp. 109-136. ISSN: 0482-5748 el extranjero. Centro universitario de Albi, 2003, pp. 139-148 (Ver la bibliografía selectiva de las notas infrapaginales, p. 138-139). 67  El saqueo de Amberes dio la oportunidad a muchos soldados y prostitutas de ostentarse vestidos de telas de oro y de plata (R. QUATREFAGES, Los Tercios..., p. 363, citando el manuscrito de L. DE MELZO, Regole militari del cavalier Melzo sopra il governo e servito della cavalleria, Amberes, 1611); M. GUILLAUME, Commentaires de Bernardino de Mendoça sur les événements des guerres des Pays-Bas 1567-1577, Bruselas, s.d., p. 116: “Los sargentos y los alféres (adjuntos de los capitanes) detrás de ellos debe ir su lacayo llevando la alabarda … los capitanes con un paje llevando la genette” (hierro dorado adornado en su asta de un copete hecho de hilos de oro). 68  A. ROSSEL, J. VIDAL, Découverte du costume des Flandres, S.l. (Lille), 1974, pp. 6-8; Ch. LAURENT, Recueil des ordonnances des Pays-Bas, Bruselas, 2da serie, t.3, 1896, pp. 128-129 (Carta de Binche con fecha 2 de diciembre 1550. Declaración de la Reina sobre el alcance de la ordenanza del 27 de mayo 1550 que trataba de la ropa de luj. Prohibición a los mercaderes de vender telas de oro o de plata, así como botones de oro, con excepción de las sábanas de seda. Ver así mismo, J. LAMEERE- H. SIMONT, Recueil des ordonnances des Pays-Bas, Bruselas, T.V, 1543-1549, 1910, citando AGR, Chambre des Comptes, n°139, f° 71 v°. Ordenanzas del 30 de enero 1546 y del 20 de mayo 1546 sobre el lujo de vestimentas adornadas de guarniciones de oro o de plata. 69  La recomendacion de Walhausen de hacer preceder los oficiales por los pages o lacayos (J.J. WALHAUSEN, Art militaire à cheval. Instruction des principes et fondements de la Cavallerie & de ses quatre espèces, ascavoir Lances, Coresses, Arquebus et drageons, avec tout ce qui est de leur charge et excercice…, Francfort, 1616, citado también por ROUEN, L’armée belge…, p. 308). Ver también M. GUILLAUME, Commentaires de Bernardino de Mendoça sur les événements des guerres des Pays-Bas 1567-1577,… p. 116; L. VAN DER ESSEN, Kritische inleiding tot de studie van het spaanse leger en van zijn oorlogsvoering in de Nederlanden gedurende de XVIe eeuw, in Mededelingen van de koninklijke vlaamse Academie voor Wetenschappen, Letteren en Schone Kunsten van België, Bruselas, 1949, pp. 15-16; C. GARCIA, L’opposition et la conjonction des deux grands luminaires du monde, París, 1617, p. 37 « Por necesidad, el francés se encuentra reducido a vender todo: abrigo, jubón y calzas, salvo la camisa. El español empieza por vender su camisa, conservando hasta no poder mas su golilla, su espada y su capa ».


RHM 121
To see the actual publication please follow the link above