Page 205

RHM 121

204 MANUEL MONTERO GARCÍA el boom derivado de la industrialización. En el censo de 1897 tenía 13.300 habitantes, tras unos años de crecimiento rápido: 20 años antes, en 1877, estaba en 4.000. Por eso la mayor parte de estos baracaldeses habían nacido fuera de este municipio, al que habían llegado con sus padres, en su mayoría durante los años ochenta7. Hubo 24 que nacieron en la localidad fabril, muchos de ellos hijos a su vez de inmigrantes. De los dos tercios restantes la mayoría (cuarenta) procedían de otras localidades de Vizcaya y de las provincias de Guipúzcoa, Álava, Logroño, Santander y Burgos. En realidad eran movimientos migratorios de corta distancia, pues habían nacido a menos de 120 kilómetros de Baracaldo. Un pequeño grupo (cinco soldados) llegó de Asturias –las afinidades económicas facilitaban los movimientos de una mano de obra vinculada a la minería e industria-. Otros cinco procedían de provincias dispersas, alejadas de Vizcaya –Valladolid, Soria, Madrid, Almería, León-: anticipaban futuros flujos migratorios, pero de momento representaban desplazamientos familiares que no describían una tendencia definida. Pese a la diversidad de procedencias, este grupo de soldados presenta una gran homogeneidad social. Se la da una localidad que se estaba forjando al calor de la expansión industrial. Globalmente procedían de un ámbito social y cultural nuevo, no vinculado a las tareas agrarias ni evolución pausada de una localidad tradicional, sino forjado a partir de gentes de distinto origen y marcado por las circunstancias económicas, muy ajustadas, de quienes se empleaban en fábricas, minas y talleres. Estos soldados pertenecían a un ámbito de bajo nivel económico, circunstancia que compartían con casi todos los que fueron a Cuba y Filipinas. En general los de Baracaldo pertenecían a familias de migrantes, y la mayoría lo habían sido en su niñez o adolescencia. Según el padrón, casi todos eran jornaleros y se empleaban en la industria y las minas, si bien había algunos campesinos, pues en la localidad todavía se daba esta actividad, que desaparecería en la siguiente generación (al menos, dejó de tener relevancia estadística). Como cabía esperar, presentaban una nítida homogeneidad generacional. La mayoría, el 54 % de los 56 cuya edad conocemos, habían nacido en 1876 y 1877, cuyas quintas aportaron el grueso de los combatientes. Pudieron ir a la guerra también los de 1878, que en 1897 entraron en la edad 7  Para la inmigración en la margen izquierda del Nervión, vid. GONZÁLEZ PORTILLA, Manuel: Las migraciones hacia una zona de intensa industrialización: la inmigración en familia a la ría de Bilbao en los inicios de la primera industrialización vasca, en GONZÁLEZ PORTILLA, Manuel; ZARRAGA SANGRONIZ, Karmele: Los movimientos migratorios en la construcción de las sociedades modernas, Servicio Editorial Universidad del País Vasco, Bilbao, 1996, págs. 189-240. Revista de Historia Militar, 121 (2017), pp. 204-234. ISSN: 0482-5748


RHM 121
To see the actual publication please follow the link above