Page 23

RHM 121

22 JOAQUÍN GIL HONDUVILLA naba, tuvo lugar dentro del sindicato anarquista un fuerte debate interno centrado en la discusión de los modos de operar y los objetivos del sindicato. La división se produjo entre los dirigentes “sindicalistas”, partidarios de pactar topes y peonadas, y los “anarquistas”, opuestos a que se marcaran rendimientos y a las prácticas de la “gimnasia revolucionaria”. El conflicto dentro de la organización sindical fue tan intenso que quebró la unidad de la CNT. Como señala Caro Cancela “En plena división interna, los sectores más extremistas del anarcosindicalismo jerezano no dudaban en sumarse, otra vez, a la doble convocatoria de paro general hecha por sus dirigentes nacionales y regionales. De esta forma, el 30 de mayo amanecía en Jerez con la declaración de huelga general hechas por las tres sociedades obreras mas identificadas con la estrategia insurrecional del `faismo: la asociación sindical del Albañiles, Peones y Similares, la AGTA6 y la Sociedad de Viticultores”7. Este paro sólo duró un día, gracias a las advertencias hechas desde el cabildo jerezano de despido para todos aquellos trabajadores que no se incorporaran a sus puestos de trabajo. El 19 de junio, la Asociación General de Trabajadores Agrícolas promovió una nueva huelga, que será declarada ilegal desde el Ayuntamiento al amparo de la Ley de Defensa de la República. Sin hacer mucho caso a las coacciones de la corporación municipal, el 23 también irán al paro los trabajadores afiliados a la central anarquista del sector de la albañilería; dos días después, los de la Sociedad de Viticultores. En esta situación de crisis obrera, desde el Gobierno Civil de Cádiz se decidió mantener a las patrullas de guardias desplegadas por la campiña jerezana. Será durante estos meses, tras considerar que el Gobierno de la Nación era incapaz de dar respuesta a la amenaza sindical, cuando parte del empresariado jerezano, comenzó a desconfiar del rumbo hacia el que se dirigía la República y a estimar posibles colaboraciones con otros sectores subversivos monárquicos que intentaban provocar un cambio de rumbo hacia el pasado, contra lo que ellos entendían un avance hacia el abismo. En el impulso de la actividad política de las formaciones de derechas jugaron un importante papel los carlistas. A simpatizantes de este movimiento correspondían los principales actos y reuniones celebrados por la derecha más radicalizada en Jerez desde la proclamación de la República8. Hoy es difícil de concretar el creciente malestar dentro de la derecha jerezana de aquellas fechas, pues no se han podido localizar crónicas o rela- 6  Asociación General de Trabajadores Agrícolas. 7  CARO CANCELA, D.: op. cit., p. 239. 8  Destacan, entre otras, las conferencias pronunciadas por el diputado navarro José María Lamamié de Clairac, el 11 de diciembre de 1931 y por el Conde de Rodezno, el 6 de enero de 1932. Revista de Historia Militar, 121 (2017), pp. 22-50. ISSN: 0482-5748


RHM 121
To see the actual publication please follow the link above