Page 30

RHM 121

LOS SUCESOS DE JEREZ DE LA FRONTERA EN LA SUBLEVACIÓN… 29 recogieran a las parejas de guardias dispersas por los cortijos y los acercaran al cuartel, realmente las gestiones se realizaron desde la casa de Francisco Mier y Terán. Los propietarios llamados fueron Luis Isasi, Juan José Palomino, Ángel García Riquelme, Diego Zuleta, Juan Jacome, y Juan Vergara20. Los coches empezaron a llegar a la media hora, recordando Romero Basart: “que lo único que notó es que los coches iban conducidos por sus propietarios y no por los chóferes, que a los conductores de dichos coches les dio unos volantes en los que se ordenaba a las parejas destacadas en los cortijos que se destacaran en el cuartel, digo a Jerez”21. Vuelven a ser desfases horarios los que acusan a Romero Basart de estar detrás de la conspiración y le convierten en el máximo responsable de la trama jerezana. En declaraciones como las del coronel Roldán y otros protagonistas de estos sucesos se advierte la flaqueza de las coartadas de este teniente coronel. Se ha indicado anteriormente que el coronel Roldán señaló que fue despertado por Romero sobre las 05.00 horas, y que no fue hasta la reunión mantenida con su subordinado, posteriormente, cuando se decidió recuperar a los guardias dispersos por los cortijos de la campiña. El esclarecimiento de los hechos sucedidos a primera hora del 10 de agosto en Jerez requiere que esta declaración sea contrastada con la efectuada por Francisco Mier, hijo del presidente de la Asociación Gremial. Según éste declarante: “sobre las cuatro de la mañana se encontraba en su casa el teniente coronel Romero Basart, recibiendo él la orden de su padre de conducir al teniente coronel en automóvil, que en el cuartel esperó media hora por mandato del teniente coronel con el que regresó a su casa nuevamente sobre las 6 de la mañana. Su padre le ordenó preparara el coche y que avisase al chofer sin saber las órdenes que su padre dio a éste. Que sobre las 9 y media de la mañana y cumpliendo órdenes de su padre llevo a Juan Jacome y Ramírez al Ayuntamiento”22. Evidentemente, “el muchacho que desplazó a Romero Basart al cuartel” tuvo que ser Francisco Mier, pero no lo hizo desde Chipiona, como señala Romero Basart, sino desde la casa de su padre. Es más, las órdenes de concentración de fuerzas y de apoyo de vehículos de particulares a la Guardia Civil fueron emitidas anteriormente a la llegada de Romero Basart a su acuartelamiento y antes de que éste despertara a su Jefe. La conjura se urdió y consolidó mientras que el coronel Roldán dormía. A la vez que se procedía a concentrar en la ciudad las fuerzas dispersas por el campo, el coronel Roldan ordenó el envío de guardias a los principales edificios públicos de la ciudad con el objeto de mantenerlos bajo su 20  ATMTS.SS. Folio 719, declaración de Francisco Mier Terán y Jaime Barrero. 21  Ibídem. F 694 vuelto. 22  Ibídem. Folio 660. Revista de Historia Militar, 121 (2017), pp. 29-50. ISSN: 0482-5748


RHM 121
To see the actual publication please follow the link above