Page 34

RHM 121

LOS SUCESOS DE JEREZ DE LA FRONTERA EN LA SUBLEVACIÓN… 33 me obligan a detenerlo”26. Almagro quedó aislado del resto de detenidos, por lo que no pudo conocer la situación real en la que se encontraba la ciudad. Estuvo privado de liberad cinco horas y aseguró, ante el juez, que oyó insultar de palabra a sus compañeros Francisco Guerra Tenorio y José Arantave Ortegón. Los insultos fueron proferidos por el cabo encargado de la custodia. Ningún otro detenido hace referencia a malos tratos o agresiones verbales durante el tiempo que estuvieron privados de libertad. Como el resto, Almagro permaneció en el acuartelamiento hasta que, a las 12.00 horas, el teniente coronel, sin darle ningún tipo de explicación, le dijo que podía marcharse a su casa. Revista de Historia Militar, 121 (2017), pp. 33-50. ISSN: 0482-5748 La mañana en Jerez Lo anómalo de la situación creada, el comportamiento de algunos de los paisanos que habían asistido a las detenciones y la falta de noticias exteriores que corroboraran las informaciones que señalaban un levantamiento comunista en toda España, dieron lugar a que entre los propios guardias civiles comenzaran a surgir dudas sobre la legalidad de las órdenes recibidas. Señala el teniente Eduardo Comas, segundo jefe del Escuadrón dependiente de la Comandancia de Cádiz: “Que estando en el coche de Zuleta oyó a Zuleta proponer organizar una manifestación llevando banderas del tiempo de la Monarquía y que se diesen gritos a favor de aquella y en contra del régimen republicano”. Extrañado por lo que acababa de oír le indicó al teniente coronel que no debía consentir dichas manifestaciones, sin recibir contestación alguna, por lo que se marchó a las 08.00 horas a su cuartel, dejando de practicar más búsquedas y detenciones. Ya en su destino, informó a su capitán de lo que estaba pasando. Tras cambiar impresiones, pensaron dar cuenta al Jefe de la Comandancia de Cádiz o al gobernador civil de la especial situación que se vivía en Jerez. Mientras discutían como actuar, recibieron una llamada telefónica desde Cádiz. Era el jefe de la Comandancia, el teniente coronel Joaquín Fernández Trujillo, quien preguntaba por lo que estaba ocurriendo en la ciudad. Sus subordinados le indicaron que se habían producido detenciones de concejales y representantes sindicales, pero que la fuerza del Escuadrón estaba al lado del Gobierno27. ¿Pero, qué había sucedido en la ciudad de Cádiz durante estas primeras horas del 10 de agosto? ¿Cuál había sido el papel jugado por su gober- 26  Ibídem. Folio 1703. 27  ATMTS. SS. Folio 1716 vuelto.


RHM 121
To see the actual publication please follow the link above