Page 86

RHM 121

LA ENSEÑANZA PARA LA FORMACIÓN DE OFICIALES DURANTE… 85 Esta decisión contó con muchas críticas por parte de la derecha. Muchos lo achacaron a la inquina de Azaña hacia Primo de Rivera130. Supuso también un duro golpe para Franco, su director, cuya amargura, indignación y críticas por esta decisión apenas se disimularon en el célebre discurso de despedida, y que, una vez finalizada la Guerra Civil, volvió a abrir la AGM. Estas veladas críticas hubiesen significado su destitución, aunque solo fue amonestado en su hoja de servicios. Tras el cierre de la AGM Franco permaneció en situación de disponible forzoso, a la expectativa de destino, hasta que, en febrero de 1932, fue nombrado jefe de la XV Brigada de Infantería, dependiente de la División Orgánica de Galicia. De su famoso discurso de despedida de los cadetes —recogido en la edición de 16 de julio de 1931 de La Correspondencia Militar— merece destacarse la enumeración de los, para Franco, logros alcanzados por la AGM. Habló de los elogios a su sistema prodigados por “los más capacitados técnicos extranjeros”, o cómo las novatadas, tan corrientes en academias y cuarteles, se erradicaron en la AGM. Lo mismo sucedió con las enfermedades venéreas, merced a una “adecuada profilaxis” y a la labor de observación. También se refirió a la desaparición del libro de texto “ante el empuje de un profesorado moderno”, y a la instrucción física diaria que fortaleció a los oficiales131. En cuanto a los programas de estudios, Cardona indica que en su conjunto no sufrieron apenas modificaciones de relevancia, si se exceptúa la introducción de cinco lecciones de economía política y el deseo de que los alumnos estudiaran en la Facultad de Ciencias, que quedó muchas veces limitado al primer curso, “estudiado libre”132. Las asignaturas que se exigieron fueron: Primer curso de Análisis matemático, Geometría métrica, Trigonometría rectilínea y Química experimental133. Se estableció un plan de estudios común, con la salvedad de las asignaturas específicas de cada arma134. Esa pretendida integración universitaria para los alumnos de las academias fue considerada por Mola como un error de Azaña, fruto de su espíritu antimilitarista, ya que, según él, Azaña estableció en la ley que “no pudiera ingresarse en las academias hasta después de haber saturado bien, los aspirantes a militar, del ambiente universitario”. En esos jóvenes “intoxicados de toda clase de ideas disolventes era difícil que arraigasen las 130  AGUILAR OLIVENCIA, Mariano: op. cit., pág. 126. 131  La Correspondencia Militar, 16 de julio de 1931. 132  CARDONA, Gabriel (1986): op. cit., pág. 79. 133 MOLA VIDAL, Emilio: op. cit., pág. 194. 134  AGUILAR OLIVENCIA, Mariano: op.cit., pág. 128. Revista de Historia Militar, 121 (2017), pp. 85-90. ISSN: 0482-5748


RHM 121
To see the actual publication please follow the link above