Page 95

RHM 121

94 PIERRE LIERNEUX los Treinta Años. El predominio de las unidades nacionales en el ejército del rey de Suecia, Gustavo Adolfo, así como la constitución y la disciplina de regimientos de conscriptos provenientes de las provincias, bajo la bandera del rey, reflejan “la estructura monárquica, dominial y luterana de Suecia”4. Gracias a las innovaciones tácticas y técnicas, inspiradas por las lecciones de Maurice de Nassau, el ejército sueco conoció un éxito efímero pero fulgurante: fila linear, aligeramiento del armamento portátil, creación de una artillería de regimiento y también la uniformidad de los colores. En una carta, relativamente conocida en el Reino Unido que envió el diplomático James Spens al rey Carlos I de Inglaterra, en octubre de 1627, se alaban estos trajes5. Para los historiadores anglo-sajones esta carta se toma como referencia del nacimiento del uniforme y como un puente que contribuyó a introducirlo en Inglaterra. Otro factor favorable a su incorporación es la presencia de tropas mercenarias irlandesas, escocesas e inglesas en Alemania. Cuando la guerra civil estalló, la infantería del regimiento de Oxford del rey Carlos I se tuvo que equipar deprisa, principalmente con ropa civil. Hubo que esperar a marzo de 1643 para que el banquero Thomas Bushell proveyera por contrato, casacas, pantalones, calzas y capas. En un plazo de cuatro meses se equiparon tres regimientos de infantería y el de los Lifeguards: llevaban trajes de paño rojo, azul, gris claro y verde6, también gorras de género acanalado llamadas “montero”7. El ejército del Parlamento y la New Model Army, creada en 1645 por Oliver Cromwell, los imitaron y los superaron. Sin embargo, tanto la elección de los colores como la confección de los trajes uniformizados por los propietarios de los regimientos, no estaban dictadas todavía por el rey y dependían más bien de las circunstancias. El ejemplo más célebre es el de Wallenstein, quien obtuvo a muy buen precio una gran cantidad de tela de color marrón rojo de Venecia que utilizó para 4  C. NORDMANN, l’armée suédoise au XVIIe siècle, in revue du Nord, n° liv (1972), p. 133. Ver sobre el tema, el estudio muy completo de E. BELLANDER, dräckt och Uniform. Den Svenkaarméns beklädnad fran 1500- talets Början fram till vara Dagar, Estocolmo, 1973, p. 635 (en particular, el capítulo sobre la Guerra de Treinta años, pp. 73-121.) 5  Londres, Public Record Office, States Papers, 95/2/p. 179. 6  Sobre los colores de fondo de estos regimientos, ver R. POTTER-G. A. EMBLETON, The English civil War, Londres, Almark Publ., 1973, p. 72; V. Y. CARMAN, British military Uniforms from contemporary pictures. Londres, Léonard Hill Books Limited, vol. 1, 1957, pp. 22-24 y Ch. H FIRTH, Cromwell’s army: a history of the English soldier during the civil wars, the Commonwealth and the Protectorate, Oxford, 1962, pp. 247-250. 7  Cfr J. BARRATT, The Oxford Army and its Regiments of Foot, in English Civil War. Notes and Queries, vol. 21, 1974, n°8. Ver la carta de agradecimiento del rey Carlos y la descripción que el conde de Bath le hace a su mujer de la forma de vestir de los Lifeguards, 11 de octubre de 1643. Revista de Historia Militar, 121 (2017), pp. 94-136. ISSN: 0482-5748


RHM 121
To see the actual publication please follow the link above