Page 98

RHM 121

EL UNIFORME MILITAR EN LOS PAÍSES BAJOS ESPAÑOLES:… 97 las telas que la uniformidad de los trajes15. Los coroneles de los regimientos extranjeros que cobraban sueldos más altos se comprometieron ya en el año 1668 a que sus hombres vistieran uniformemente16. Los oficiales de los regimientos nacionales, a pesar de ser más humildes, siguieron paulatinamente sus pasos. La autoridad real controlaba, en teoría, la administración, los sueldos y el abastecimiento. Sin embargo, la aplicación de medidas financieras, muy pesadas para las cajas reales, demoró bastante este hecho. Una carta del marqués de Louvois, fechada el 26 de octubre 167417, informa a los coroneles de que a partir de ese momento los servicios del rey se encargarían de distribuir una casaca a cada recluta, con el fin de armonizar progresivamente las filas. Contrariamente al prejuicio sobre el autoritarismo arbitrario de la monarquía absoluta, la política de Louvois en cuanto a la vestimenta, que destaca por su flexibilidad y persuasión, llevó a una centralización progresiva de la producción y de la distribución de las prendas18. Esta revolución de la indumentaria que Gustavo Adolfo de Suecia intentó imponer de manera tajante y que tuvo que abandonar antes de su muerte, sin embargo perduró en Francia. El país galo inauguraba definitivamente la era del uniforme moderno, reglamentado por la autoridad central que establecía por mandato su corte y su color. En 1677, Christian V de Dinamarca realizó una reforma similar19, Carlos XI la introdujo en Suecia en 1686, para ello solicitó mode- 15 Vincennes, S.H.D., A1 226 (Carta del mariscal de Luxemburgo à Louvois, 28 de Mayo 1668), A 1 221 y 232 (Carta de Louvois a los Inspectores de Infantería, 20 de diciembre 1668 y Primero de marzo 1669, citados en ROUSSET (C.), Histoire de Louvois et de son administration politique et militaire, París, 1879, T.I, pp. 186 y 208. Ver también, PARKER (G.), The military revolution. Military innovation and the rise of the West, 1500-1800, Cambridge-New York New Rochelle Melbourne Sydney, 1988, p. 71. 16  1668: Regimiento de Roussillon Infantería; 1669: Regimiento de Alsacia y de Fürstenberg, pasados en revista por Louvois en Arras y Dunkerque. Cfr H QUARRA DE VERNEUIL, Le costume militaire en France et les premiers uniformes. Etude historique, in Journal des sciences militaires, T.15, 1876, p. 597. 17  1668: Cfr H. DREVILLON, L’impôt du sang. Le métier des armes sous Louis XIV, París 2005, p. 111. 18  L. ANDRE, Michel Le Tellier et l’organisation de l’armée monarchique, París, 1906, pp. 133-147. 19  O.HASSELAGER, Becklaednings-administration under Forste Halvdel af skänske Krig, in Vaabenhitoriske Aaboger, t. XXIII, 1977, pp. 71-94. Como consecuencia de un aumento del efectivo necesario para llevar a cabo la guerra que se preparaba en Escandinavia, se encargó al comisario general y al secretario del arsenal de Copenhague la responsabilidad del trato con los mercaderes. Se estableció una lista de colores de regimiento sobre la base de una Orden Real de fecha 24 de enero de 1677. Todos los regimientos debían vestir la casaca gris, salvo los de la Casa Real (los regimientos del rey y de la reina de rojo, tres regimientos de los Príncipes de azul). Ver tambien K. S. PETERSEN, Den danske Haers uniformer. I. 1700-tallet, Copenhague, 2005, pp. 4-8; Y P. KANNIK, Alverdens Uniformer I Farver, Copenhague, 1967, p. 161, que señala, sin revelar su fuente, que la armada danesa lleva igualmente desde el año 1691, excepto la Guardia, la casaca en tela de fondo gris, pero cierra con dos filas de botones. Además los colores eran distintivos para diferenciar cada regimiento. Revista de Historia Militar, 121 (2017), pp. 97-136. ISSN: 0482-5748


RHM 121
To see the actual publication please follow the link above