Page 99

RHM 121

98 PIERRE LIERNEUX los de trajes al secretario de Estado del rey de Francia, Louvois. Las fábricas de tela (Norköping) repartían los uniformes entre las distintas parroquias, según la cantidad de milicianos20. En las Provincias Unidas, a partir del año 1676, la confección y la distribución pasaron de ser controlada por el coronel del regimiento a estar bajo la supervisión de la autoridad central gracias a la figura de los delegados que se encargaban de centralizar el dinero recaudado por los capitanes con el fin de financiar las vestimentas21. Para asegurar la uniformidad indumentaria de las compañías, el coronel entregaba una muestra al comerciante de paño, la que servía de referencia22. Asimismo, los delegados controlaban a los capitanes en la gestión del fondo destinado a los uniformes, constituido por las retenciones sobre los sueldos. A partir de 1687, trajes y abrigos debían renovarse alternativamente cada dos años23. En la misma época, este principio se aplicaba en el ejército del Gran Ducado de Prusia y a partir de 1706, en el nuevo ejército inglés24. Las primeras reglamentaciones de los uniformes de los ejércitos noruegos y rusos aparecieron entre 1697 y 170125. Los colores de las telas que iban a caracterizar los uniformes de la mayoría de los ejércitos nacionales hasta el final del “Antiguo Régimen” ya estaba determinados. 20  Cfr C. NORDMANN, L’armée suédoise au XVIIe siècle, in. Revue du Nord, n° LIV (1972), p. 141. E. BELLANDER, Dräckt och Uniform. Den Svenskaarméns beklâdnad fran 1500-talets början fram till vara Dagar, Estocolmo, 1973, pp. 158-160. 21  Reglamento del 13 de marzo de 1676. Sobre la evolución de la función de «solliciteur», ver H. L. ZWITZER, comptabiliteit in uniform. 200 jaar Militaire Administratie, La Haya, 1995, pp. 16-17 et H ZWITZER, De militie van den Staat…, p. 89. Ver también, H. RINGOIR, Het Jassenboekje, in Armamentaria, t. 4, 1969, p. 48. Ya en 1639, una decisión del Consejo de Estado de las Provincias Unidas indicaba a los jefes de cuerpos que todos los hombres deberían estar uniformados en el ámbito de los regimientos que ejercían para su servicio. 22  Cfr Recueil des ordonnances militaires de Sa Majesté Britannique et des Seigneurs des Etats Généraux des Provinces Unies des Pays Bas pour le règlement des troupes qui sont au service de leurs Hautes Puissances, La Haya, Scheltus, 1708, p. 87-92 (Reglamento del 30 de junio, dictado por el Principe Guillaume d’Orange, artículos XII y XIII) 23  Cfr Recueil des ordonnances militaires de sa Majesté Britannique et des Seigneurs Etats Généraux des Provinces Unies, La Haya, Scheltus, 1708, pp. 93-96. Ver igualmente el reglamento sobre la vestimenta de la caballería, de fecha 26 de enero 1687. 24  K.P. MERTA, Das Heerwesen in Brandenburg und Preussen von 1640 bis 1806. Die Uniformierung, Berlín, Bandenburgisches, Verlagshaus, 1991, p. 20 y K. JANY, Geschichte der Königlich Preussischen Armee bis zum 1807, Berlín, vol. 1, 1928, p. 342. Prescritos del 23 enero de 1685 y del 20 de junio de 1685; W.Y. CARMAN, British military Uniforms from contemporary pictures, Londres, 1957, p. 53. Las primeras ordenanzas de la reina Ana dedicadas a la producción de ropa militar son de fecha 1706. El Royal Warrant se creó en 1706. En 1706, el linned coat se recortaba para ser utilizado al año siguiente de raincoat. 25  E.C. AAGAARD, Den Norten Haer I Danksketieden et Billedhefte, Oslo, Forsvrsmuseet, 1992, pp. 4-9. El traje es de tela de fondo gris, cada regimiento se distingue por el color de los adornos. W. ZWEGUINSTOW, l’armée russe. 1ère partie 1700-1762, París, 1967, vol. 1, p. 3. Revista de Historia Militar, 121 (2017), pp. 98-136. ISSN: 0482-5748


RHM 121
To see the actual publication please follow the link above