Page 33

EJERCITO DE TIERRA ESPAÑOL 916

Operaciones Las unidades Spetsnaz fueron desplegadas en países satélite para conducir acciones encubiertas REVISTA EJÉRCITO • N. 916 JULIO/AGOSTO • 2017  33  militar a expensas de la producción de bienes civiles para satisfacer las demandas de armamento en caso de desatarse un conflicto; redujo el proceso de armado de misiles balísticos a 20 minutos, el montaje de bombas nucleares tácticas en aviones a 25 minutos y la transmisión de la orden de lanzamiento de los cohetes a 13 segundos. Además, incrementó la capacidad de ataque de sus fuerzas de vanguardia desplegando cazabombarderos SU-24 Fencer a Alemania, Polonia o Hungría y piezas de artillería capaces de lanzar proyectiles con ojivas atómicas. LA IMPLEMENTACIÓN DE RYAN Aunque RYAN fue aprobada en mayo de 1981, no fue hasta noviembre cuando los agentes de la KGB infiltrados en Europa recibieron las primeras indicaciones de Moscú6. En enero de 1982, tras asignar una alta prioridad a RYAN, la KGB transmitió nuevas órdenes a sus operativos en el exterior que detallaban la amenaza y priorizaban el seguimiento del personal aliado y el descubrimiento de cualquier indicio del despliegue de los misiles, e instaban a que estos dedicaran más recursos a la operación. Aunque estos temores estarían muy presentes en el informe anual de la KGB, presentado en marzo de 1982, no fue hasta principios de 1983 (coincidiendo con el ascenso de Andropov a la Secretaría General del PCUS en noviembre y el inminente despliegue de los Pershing, previsto para finales de 1983) cuando saltaron las alarmas y los sucesos se precipitaron. El 17 de febrero Moscú envió un telegrama a las células de la KGB en el exterior que les urgía a «…descubrir cualquier plan de preparación para RYAN y organizar una observación permanente para detectar cualquier indicio de la decisión de utilizar armas atómicas contra la URSS, o las preparaciones para un ataque con misiles nucleares»7. Más concretamente, se les requería obtener el mayor número posible de indicadores de la preparación del ataque, especialmente en materia de consultas políticas entre las potencias aliadas, repuntes en las actividades militares, refuerzo de la seguridad en los cuarteles, movimientos de fuerzas, aumento de las comunicaciones cifradas, preparación de refugios, acumulación de víveres o incremento de las reservas de sangre. Además, el cable indicaba que existía una ventana de oportunidad de 36 horas entre la orden de ataque y el inicio de las hostilidades, por lo que si el Kremlin detectaba a tiempo estos preparativos todavía podía anticiparse y lanzar un ataque preventivo.


EJERCITO DE TIERRA ESPAÑOL 916
To see the actual publication please follow the link above