Page 59

EJERCITO DE TIERRA ESPAÑOL 916

Geografía e Historia Torres Quevedo presenta el telekino al rey Alfonso XIII REVISTA EJÉRCITO • N. 916 JULIO/AGOSTO • 2017  59  b) fundando sociedades que los exploten; c) obteniendo y enajenando, cuando haya lugar a ello, las patentes de invención referentes a los inventos que hayan sido objetos de estudio; d) vendiendo los secretos de fabricación o manipulación que pueda adquirir; e) o acudiendo a cualquier otro medio que estime adecuado para utilizar los trabajos presentados por el señor Torres Quevedo». En síntesis, se trataba, con carácter general, de financiar a don Leonardo la experimentación de sus inventos, llevarlos a la práctica y comercializarlos industrialmente; de hecho, su principal objetivo consistió en la construcción y explotación del transbordador. La constitución de esta sociedad con importantes empresarios vascos, aunque con pequeñas aportaciones de capital, da una idea cabal acerca del papel relevante que desempeña nuestro inventor a principios del siglo. EL TRANSBORDADOR DEL MONTE ULÍA En 1907 se construyó e inauguró el transbordador del Monte Ulía en San Sebastián. En esa fecha, todavía los funiculares aéreos se utilizaban exclusivamente para transporte de materiales, puesto que el problema de la seguridad paralizaba los intentos, como le ocurrió en Suiza. A pesar de los 17 años transcurridos desde la visita a Suiza, este del Monte Ulía está considerado como el primero en el mundo para transporte público de personas. Le sucedieron otros en Wetterhorn, Chamonix, Tirol, Río de Janeiro..., y, entre ellos y sobre todo, el Spanish aerocar, el transbordador torresquevediano canadiense del Niágara. Las realizaciones de esta primera sociedad fueron: a) la construcción y explotación comercial del dianemólogo3; b) la construcción y explotación del transbordador del Monte Ulía; y c) la constitución de una nueva sociedad, The Niagara Spanish Aerocar Company Limited, con capital español. EL TRANSBORDADOR DEL NIÁGARA En los estatutos de la SA Estudios y Obras de Ingeniería se establecía como objeto social «fundar sociedades que explotarían los inventos de don Leonardo Torres Quevedo». El éxito del transbordador donostiarra animó patrióticamente (los datos económicos y sentimentales son demostrativos de lo acertado de esta consideración) a los consejeros hacia la ya llamada, al menos por ellos, «industria turística», y en la Junta General del 22 de abril de 1911 Vicente Gorbeña da cuenta de las negociaciones iniciadas para tratar de construir un funicular sistema Torres Quevedo en el lugar denominado «Whirlpool» del río Niágara, cerca (a unos 4 kilómetros) de las grandes cataratas. En septiembre de este año 1911, Gorbeña y Torres Quevedo realizan un viaje a Estados Unidos y Canadá para comprobar ciertos extremos, orientar sobre el asunto en general y fijar definitivamente el emplazamiento


EJERCITO DE TIERRA ESPAÑOL 916
To see the actual publication please follow the link above