Page 63

EJERCITO DE TIERRA ESPAÑOL 916

Geografía e Historia REVISTA EJÉRCITO • N. 916 JULIO/AGOSTO • 2017  63  Caballero y su Gobierno, o a Barcelona como Azaña, se quedó en Madrid y allí permaneció durante toda la guerra. En el centro izquierda estaba el líder del Partido Radical, Alejandro Lerroux, incansable orador y demagogo, pero siempre respetuoso con las reglas de la democracia. Como presidente del Gobierno tuvo que vérselas con la Revolución de Octubre y, aunque decretó generosas amnistías para sus responsables, los revolucionarios de izquierda le calumniaron con injusticia y le acusaron de inexistentes «crímenes de la represión». En la derecha se encontraba José María Gil Robles, joven abogado y periodista que enarboló con entusiasmo la bandera de una nueva derecha, no monárquica, sino una «derecha republicana ». Al frente de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), y sin duda favorecido por el sectarismo del primer gobierno republicano, arrasó en las elecciones de noviembre de 1933. Toda su trayectoria política, que está recogida en su libro No fue posible la paz, refleja su talante democrático, su preocupación por las clases desfavorecidas y su amor a España. Si la pasión revolucionaria de Indalecio Prieto y Largo Caballero, líderes de un PSOE profundamente marxista, no se hubiese encendido a partir de diciembre de 1933 después del fracaso socialista en las elecciones democráticas, Besteiro, Lerroux y Gil Robles hubiesen hecho florecer una república democrática, república que probablemente hubiese subsistido hasta hoy, y nos hubiéramos ahorrado la tremenda Guerra Civil y sus dramáticas consecuencias. Pero, como he mencionado, la pasión revolucionaria marxista acabó con los republicanos de todas las tendencias, izquierda moderada, centro y derecha republicana, y favoreció una emergente Falange que, desde 1935, fue engrosando sus filas con partidarios de la CEDA decepcionados por la inacción y el pacifismo que mostraba esta formación política. Alejandro Lerroux, líder del Partido Radical. Como presidente del Gobierno, se enfrentó a la revolución socialista de 1934 José María Gil Robles que, al frente de la CEDA, arrasó en las elecciones de 1933


EJERCITO DE TIERRA ESPAÑOL 916
To see the actual publication please follow the link above