Page 75

EJERCITO DE TIERRA ESPAÑOL 916

REVISTA EJÉRCITO • N. 916 JULIO/AGOSTO • 2017  75  SECCIONES FIJAS nobleza castellana, origen de la sublevación comunera, por dejarse asesorar principalmente por valones que nada conocían de la idiosincrasia española, Felipe II cayó en el mismo error despreciando a los nobles de los Países Bajos, a los que no visitó ni una sola vez durante su reinado. Cuando se inician los conflictos calvinistas y su hermanastra, la gobernadora de los Países Bajos (Margarita de Parma, mujer de extraordinaria valía y conocedora del problema con más profundidad que los asesores españoles de la Corte) le pide al Rey su visita a Flandes con urgencia para ganarse a los nobles y separarlos de la plebe que arrasa iglesias, la respuesta es el envío de lo mejor de su ejército al mando del duque de Alba con instrucciones claras de cortar de raíz la sublevación. Nobles despreciados y plebeyos sufridores de impuestos, todos testigos de los pecados de una iglesia enriquecida y anclada en lo terrenal, encuentran una razón más que les une. Pero aún hay más. Estas «diecisiete provincias unidas», como las denominó el emperador Carlos tras conseguir ser soberano en todas por diferentes vías, estaban lideradas por ciudades de gran poder comercial, financiero y económico. Los Países Bajos (así denominados por estar inundados al encontrarse por debajo del nivel del mar; eran como inmensas bañeras rellenas de tierra conformadas por costosos diques, que se unían por brazos de piedra o canales) distaban mucho de las míseras tierras castellanas. Para más Logotipo de la Asociación Sobre y sello conmemorativo del primer día de circulación del valor postal dedicado al Camino Español


EJERCITO DE TIERRA ESPAÑOL 916
To see the actual publication please follow the link above