Page 39

REVISTA ESPAÑOLA DE DEFENSA 344

L Brigada Miguel Ángel Cardo García Supervisor de carga «Sustituimos El papel por el soporte digital » EN esta aeronave no existe libro del avión en papel. Ahora todo se hace en soporte digital, a través del Management Data System», explica el brigada Cardo, uno de los dos supervisores de carga que, junto a los dos pilotos, componen la tripulación de vuelo del A400M. Es en ese Sistema de Gestión de Vuelo donde estos especialistas registran todas las tareas de mantenimiento que realizan antes del despegue y después del aterrizaje. Sin embargo, «nuestra función principal en tierra es la configuración de la carga, tanto de material como de pasajeros», puntualiza este suboficial con 28 años de servicio en el Ala 31, nueve de ellos como maestro de carga y otros 15 de mecánico de vuelo a bordo del C-130 Hércules. En el aire el brigada Cardo trabaja a la entrada del avión bajo la cabina de vuelo sentado frente al Loadmaster Work Station. Desde las pantallas de este puesto «gestiono los sistemas de luces, de temperatura, de emergencias, de altitud o de lanzamiento, la apertura y cierre de la rampa y las puertas, los avisos de emergencias y cómo corregirlos, los niveles de presurización y de oxígeno…», entre otros muchos aspectos. L Teniente José Luis Ogea Pozo Ingeniero aeronáutico «Este avión es seguro» Afirma que «nadie es imprescindible en el Ala 31», pero lo cierto es que sin su visto bueno ningún A400M del 311 Escuadrón de Fuerzas Aéreas puede despegar de la base aérea de Zaragoza. El teniente José Luis Ogea es desde 2016, un año después de su ingreso en el Ejército del Aire, el responsable de aeronavegabilidad del T-23 español. «Soy quien certifica que el mantenimiento preceptivo del aparato se ha realizado en su totalidad, de manera correcta y sin incidencias y, por tanto, puede volar de forma segura», señala. «En el Hércules son los mecánicos más veteranos quienes realizan esta labor. En este avión solo lo puede hacer un ingeniero aeronáutico» y él es el único hasta ahora asignado al programa en la unidad. Su trabajo finaliza cuando rubrica el denominado Certificate of Realese to Service, «el CRS de la aviación civil que permite la suelta de la aeronave, informe que en el Ejército del Aire solo se aplica al A400M». «Todo elemento que se instale o tarea que se realice en el avión debe tener su certificado de conformidad, por eso, este avión es seguro», indica este joven oficial que controla las labores del Escuadrón de Mantenimiento como enlace entre el Ala 31 y el Mándo Logístico aéreo. «Nuestra función principal en vuelo es la configuración de la carga, tanto de material como de pasajeros» Noviembre 2017 Revista Española de Defensa 39


REVISTA ESPAÑOLA DE DEFENSA 344
To see the actual publication please follow the link above