Page 53

REVISTA ESPAÑOLA DE DEFENSA 344

internacional conseguido rearmarse y disputa contra los separatistas de Adén los territorios sureños. Según Erill, sobre el escenario, «hay tres fuerzas oficiales en Yemen: los combatientes sunitas que apoyan al Gobierno de al-Hadi; los partidarios de los hutíes y el movimiento separatista de la región de Adén, que se enfrenta tanto a las fuerzas leales a al-Hadi como a las facciones terroristas que luchan por el control del territorio». Como suele pasar, la población civil se ha visto en medio de un enfrentamiento del que apenas entiende. La cooperante de Solidarios sin Fronteras narra que la gente huye de las zonas más conflictivas pero no tiene muchas posibilidades de encontrar la paz. Según UNICEF, en Yemen hay cerca de 4,5 millones de niños que no tienen acceso a la Educación y en torno a 170.000 profesores no cobran su salario desde hace más de un año, es decir, el 75 por 100 del profesorado del país. Además, una de cada diez escuelas ha sido cerrada y cerca de 200 son usadas con fines militares. Más de 1.600 centros educativos han sido bombardeados. La tasa de matrimonio infantil se ha disparado desde el inicio de la guerra y el 60 por 100 de la población de Yemen no sabe cuándo será su próxima comida. «El cólera —extendido por todo el país— ha traspasado la frontera hacia Arabia Saudí. Esta enfermedad es el resultado del bloqueo humanitario, de la insalubridad de las aguas y de la falta de alimentos. La huelga de recogida de basuras, que comenzó hace meses, se prolonga y ya no hay agua corriente, ahora el agua se compra en los camiones cisterna, que en muchas ocasiones no siguen correctamente los sistemas de tratamiento de aguas«, explica la portavoz de UNICEF, poniendo el acento en una de las mayores crisis humanitarias de la historia reciente. Y entre todo este drama, la desesperación ha llevado a convertir el tráfico de órganos es una opción más de los ciudadanos yemeníes para sobrevivir a la hambruna. Según explica un representante de la Organización Yemení contra la Trata de Personas, el aeropuerto de Sayún (en el noreste del país) y Aden al sur son el punto de partida para las más Una mujer desplazada prepara la comida en un campamento en la provincia de Lahj. de 5.000 personas que han cruzado la frontera con el objeto de vender alguno de sus órganos. Entre 2012 y 2014, fecha en la que se agravó la crisis económica en el país, esta ONG habría intervenido en al menos 300 casos identificados de personas cuyos órganos iban a ser traficados. Sin embargo, debido a la laxitud de la legislación yemení, tan solo pudieron impedir 150 de esas denuncias. Por si fuera poco, afirman que desde 2015 la venta de órganos se ha disparado. Las redes de criminales se extienden por el país y acampan en cafés, teterías, barberías o a las puertas de instituciones oficiales. También internet se ha convertido —principalmente en la capital— en un bazar de riñones, partes del hígado, el lóbulo de un pulmón o los intestinos… ante la absoluta pasividad de las autoridades. El 90 por 100 de personas que acuden a esta actividad ilegal son varones de entre 28 y 40 años de edad. Las organizaciones ofrecen entre 2.000 y 5.000 dólares por alguno de los órganos vitales que son pagados en el destino —principalmente Egipto, debido a unos criterios de entrada más relajados para los yemeníes— y «donados» a los hospitales cuyos clientes suelen ser grandes fortunas del Golfo u Occidente. Estos llegan a pagar—según la citada ONG—hasta 100.000 dólares a los centros médicos por alguno de los órganos. Sin embargo, el negocio no acaba aquí. Los trasplantes, que se suelen realizar en clínicas clandestinas sin ningún tipo de seguridad sanitaria, solo son el primer peldaño de una empinada escalera. Posteriormente, a los «donantes» se les ofrece la posibilidad de formar parte de las mismas organizaciones que les reclutaron para que, desde Egipto o Yemen, trabajen en la captación de nuevos «donantes ». Por cada nuevo paciente, las redes ofrecen a los intermediarios entre 500 y 2.000 dólares. Una fortuna en un país en el que solo hay hambre, pobreza y muerte. Beatriz Yubero Noviembre 2017 Revista Española de Defensa 53 Stringer/EFE Wael al Qubady/EFE El presidente yemení, Mansur al-Hadí (dcha.) y el primer ministro, Eid al Adha, durante una fiesta de oración.


REVISTA ESPAÑOLA DE DEFENSA 344
To see the actual publication please follow the link above