Page 150

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122

ARDIDES Y ESTRATAGEMAS DE GUERRA 149 los riesgos que conllevaba y el escaso reconocimiento a los méritos conseguidos, de no contar con un poderoso valedor. Por ello, no sorprende que el desencanto y la decepción fueran sentimientos habituales entre muchos veteranos, que veían frustradas sus esperanzas e ilusiones. De este modo, las recompensas que aconsejan los escritores no pretendían solamente utilizar los emblemas y adornos honoríficos empleados en la Antigüedad. Pretendía, más allá de toda esta parafernalia exterior, afrontar medidas de carácter social encaminadas a solucionar los problemas inherentes de los veteranos ante la vejez, enfermedad o invalidez por causa de los conflictos bélicos. Sintomático a este respecto es el Discurso de Pérez de Herrera dirigido al príncipe Felipe, luego tercer monarca de este nombre, en que le recomienda que “para la gente de guerra aya algū descanso y premio, assi para los que en este exercicio han enfermado, como para los que estan estropeados è inútiles, por estar sin braços o piernas, como para aquellos a quiē la vejez tiene impossibilitados para seruir”.50 Según confesión propia, en los catorce años que prestó servicio como médico, pudo comprobar los padecimientos y múltiples sufrimientos de los soldados. El uso de estratagemas alcanzaba su máxima excelencia cuando, gracias a ellas, se lograba obtener una victoria sin entablar lucha, evitando así el derramamiento de sangre. El manuscrito de la RBM muestra su inclinación a tal modo de proceder y su postura es compartida también por Diego García de Palacio, quien afirma que la victoria obtenida mediante cautelas y ardides encierra mayor mérito que la lograda por la fuerza de las armas, pues “paresce se deue estimar en más, como conseguida y alcançada sin effusion de propia sangre y menos trabajo y perdida”.51 Como es lógico, la obra que analizamos no podía, por su carácter castrense, dejar de abordar el tema de la guerra justa, es decir, cuándo una guerra podía considerarse justa y cuándo no, ya que esta cuestión está presente en casi toda la bibliografía militar española de la decimosexta centuria. 52 Unos le dedicaron obras enteras –como Francisco Arias de Valderas o Alfonso Álvarez Guerrero- y otros, los más, sólo capítulos de diferente extensión. Sin embargo, el manuscrito alude muy de pasada, y al final del texto, a este problema que la mayoría de los tratadistas desarrollan con amplitud. Se limita a aconsejar, simplemente, que no debe iniciarse una guerra sobre “una causa iniqua y sin razon”. Es decir, exige implícitamente que la 50  Discurso del exercicio y amparo de la milicia destos reynos, sin lugar ni fecha de impresión, aunque probablemente escrito en Madrid en el año 1598. 51  Diálogos militares. Pedro Ocharte, Mexico, 1583, f., 73. 52  GONZÁLEZ CASTRILLO, Ricardo: El Arte Militar en la España del siglo XVI. Ed. Personal, Madrid, 2000, págs. 33-54. Revista de Historia Militar, 122 (2017), pp. 149-154. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122
To see the actual publication please follow the link above