Page 171

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122

170 VICENTE PUCHOL SANCHO el servicio de personas procedentes de cualquier país. Pero como evidencia Pietro Pirri, la protesta no llegó a manos del presidente del Consejo de Ministros de Cerdeña hasta el día 13. Es decir, dos días después que las tropas sardas invadiesen el territorio pontificio y cuatro desde que lo hicieran las bandas de voluntarios, lo que demuestra que Cerdeña seguía un plan trazado y pergeñado con anterioridad, y la acción diplomática no tenía otro objeto que buscar una justificación internacional por la violación del territorio pontificio. Efectivamente, el mismo 10 de septiembre, el general Fanti enviaba otra intimidación al general Lamoricière, similar en el fondo aunque distinta en la forma a la utilizada por Cavour. En ella amenazaba con invadir las Marcas y la Umbría si las tropas papalinas actuaban contra las demostraciones patrióticas. Es decir, con clara violación del derecho internacional y del derecho de gentes, y sin ningún pudor, lanzaban voluntarios armados para soliviantar al pueblo y provocar levantamientos que les sirviesen de pretexto para ocupar el territorio pontificio.38 Cuando el ejército piamontés invadió el territorio el general Lamoricière agrupó a sus tropas para alcanzar la plaza fuerte de Ancona a marchas forzadas, donde pretendía defenderse al abrigo de sus muros a la espera de poder recibir ayuda internacional por el mar. En su avance, el ejército sardo fue arrollando pequeños destacamentos de tropas papalinas que protegían ciudades como Sinigallia, Pesaro, Urbino, San Leo, Perugia, Orvieto o Spoleto. Pero el encuentro principal tuvo lugar la mañana del 18 en Castelfidardo, a una jornada de Ancona, donde el general Lamoricière se encontró con las fuerzas del general Cialdini. Las tropas pontificias desbordadas por un enemigo muy superior y mejor equipado fueron derrotadas. Mientras los papalinos contaban con nueve batallones, 300 caballos y 16 cañones, los piamonteses disponían de ocho regimientos de infantería, cinco batallones de bersaglieri, tres regimientos de caballería y dos regimientos de artillería.39 El general Lamoricière con algunos hombres consiguió llegar a Ancona esa misma tarde. La plaza, defendida por 4.000 hombres y 149 cañones viejos, resistió durante diez días los ataques del enemigo por tierra y por mar. Desde el mar la plaza fue bombardeada por la escuadra del almirante Persano, formada por once buques con 400 cañones. Mientras que desde tierra el asedio lo ejecutaron las fuerzas de los generales Fanti y Cialdini, compuestas por 14 regimientos de infantería, 11 batallones de bersaglieri, 3 38  Rapport du général de la Moricière a monsegneur de Mèrode…, 1860, pp. 9-11. PIRRI, Pietro: Op. Cit., pp. 297-305. 39  CARLETTI, Giulio Cesare: L’esercito Ponticio dal 1860 al 1870: quale era, quanto era, cosa operò. Tip. Soc. Agnesotti&C., Viterbo, 1904, pp. 26-28. Revista de Historia Militar, 122 (2017), pp. 170-184. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122
To see the actual publication please follow the link above