Page 199

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122

198 JOSÉ MANUEL SEVILLA LÓPEZ la intención de llevarlos a las costas de Cuba, y que si eso se permite, el Puerto de Kingston podría considerarse como el cuartel general de los insurrectos,…” El fiscal general de Jamaica informó que dado que el buque se dedicaba a realizar “actos de ruptura de bloqueo”, el hecho de importar armas a Cuba era solo una mera especulación mercantil, y no una ofensa de la Foreign Enlistment Act, y que el Virginius debía de ser vigilado estrechamente para no entrar en contradicción con la Foreign Enlistment Act.29 En IX-1873, una banda de cerca de un centenar de hombres, todos de origen cubano o español, se reunió en la ciudad de Nueva York. Fueron embarcados para Kingston en el vapor Atlas, con varios líderes cubanos conocidos y sin que sus nombres se incluyeran en ninguna lista de pasajeros; con ellos iba un nuevo Capitán para el Virginius llamado Josep Fry.30 Antes de salir de Nueva York, se les informó que en Kingston serían trasladados al Virginius, con destino a la Isla de Cuba. Durante los días de su estancia en el Puerto, las autoridades jamaicanas mantuvieron, como era usual, una actitud cómplice con las expediciones filibusteras a la Isla. En Kingston, los hombres se alojaron en cuarteles y fueron tratados como soldados durante unas dos semanas. Los expedicionarios tuvieron una sucesión ininterrumpida de cenas y bailes, con asistencia de varios funcionarios británicos, organizados por destacados residentes de Jamaica, simpatizantes en la causa de Cuba Libre y del general Varona; entre ellos los del Sr. Altamont de Córdoba; el cónsul Peruano; el doctor Manuel Govin, Presidente del comité de Jamaica de los “Amigos de Cuba”; y muchos otros, de los que se hizo eco la prensa.31 29  Ibidem. Inclosure 26 in No. 16. Attorney-General´s Opinion. August 11, 1873. 30  El 20-VII-1873, Joseph Fry fue a Nueva York para reunirse con el general Manuel Quesada, que servía como agente de los rebeldes cubanos. Nacido en Tampa, Fry formó parte de la segunda clase para graduarse de la Academia Naval, y entró en la Armada confederada en II-1861. Un artículo del New York Times (NYT), publicado el 24-XI-1873, reveló que el capitán Fry ocupaba el rango de teniente en la Armada Confederada, y que sirvió en el Mississippi bajo el mando del Comodoro Hollins, en Nueva Orleans. Posteriormente, mandó una cañonera que fue hundida en combate y él herido en el hombro. Después de ello, “emprendió el deber más ligero de mandar un vapor confederado; el Eugenie”, donde “demostró ser un comandante hábil y atrevido y tuvo un éxito uniforme” (NYT). El Capitán Fry sabía en qué se estaba metiendo cuando aceptó mandar el Virginius, “... la nacionalidad y la propiedad, el carácter y la ocupación, de Virginius eran asuntos de notoriedad de periódico cuando su mando fue ofrecido al capitán Fry.” (Walker) Después de su ejecución, “ambos periódicos (el Picayune y el Republican) saltaron a la defensa del capitán Fry”, y Henry A. Kmen escribió en The Journal of the Louisiana Historical Association, “cuando los periodicos del Norte resucitaron viejas acusaciones de que él había causado a sus tropas, por disparar innecesariamente a la tripulación de un buque federal discapacitado”(Kmen). 31  Life of Captain Fry. The Cuban Martir. J.B. Burr Publishing Company.1875. Págs. 217-223. Revista de Historia Militar, 122 (2017), pp. 198-248. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122
To see the actual publication please follow the link above