Page 217

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122

216 JOSÉ MANUEL SEVILLA LÓPEZ Tengo el honor pues, de informar a V.E. como sigue, estableciendo el precedente, que como V.E. puso en mi conocimiento que estaba obrando bajo las órdenes del Capitán General respecto de los prisioneros en su poder, yo mantengo el derecho de pedir de V.E. se sirva remitir a ese alto funcionario la protesta hecha por el Comodoro Inglés en Jamaica, así como también mi propia súplica para posponer la ejecución de cualquiera de los Súbditos Ingleses que quedan de los capturados en el “Virginius”. Durante la interrupción de la línea telegráfica con la Habana66o hasta que sean recibidas comunicaciones por escrito sobre el asunto sean recibidas del Capitán General, es en V.E. solo que yo perciba descansa la responsabilidad de atender las suplicas de oficiales de un Poder amigo y de garantizar a los pocos súbditos Británicos que quedan con vida de la tripulación del “Virginius”y ahora creo, en la prisión de esta Ciudad todo derecho que pueda corresponderles, bajo las leyes internacionales. En una proclama expedida por el General Caballero de Rodas en Julio de 1869 abrogando un decreto del General Dulce, dado en Marzo anterior. La Gran Bretaña señaló al Gobierno Español:67 Primero. Que ella no podía reconocer a España el derecho de caza y captura de barcos británicos, fuera de sus propios límites territoriales, aunque ellos hubiesen violado las reglas españolas. Segundo. Que el derecho de España de tratar a los barcos cargados de contrabando de Guerra (en los que hayan individuos militares o no) como barcos enemigos, y tratar su tripulación como prisioneros de Guerra en este solo terreno, no es tolerada por ninguna regla reconocida de la ley internacional. A lo más que el Gobierno de S. M., en tal caso, se hubiera sometido, hubiera sido a la confiscación del buque; no se hubieran ellos sometido a que la tripulación hubiera sido tratada como prisioneros de Guerra. Tercero. Que el derecho de registro reclamado por el General Caballero de Rodas, en el tratado de 1835 no era aplicable en altas mares al caso de todo Barco, pero si a barcos sospechosos de estar 66  El propio Comodoro Lorraine reconoce la interrupción de las comunicaciones con la Habana (el subrayado en el telegrama es del autor de este atículo). 67  Mezcla un tratado Anti-esclavitud firmado con Gran Bretaña, con el supuesto de dar caza a un buque británico (neutral) aún con carga para el enemigo. Dá por supuesto que el “Virginius” era norteamericano, cuando no tenía derecho a ello. Revista de Historia Militar, 122 (2017), pp. 216-248. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122
To see the actual publication please follow the link above