Page 227

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122

226 JOSÉ MANUEL SEVILLA LÓPEZ Gobernador en Jefe de Jamaica, quien es incapaz de servir causa alguna por medios de un acto ilegal; y mismo que yo no puedo conceder a V.E. la prerrogativa de censurar como oficioso el indudable derecho que posee un oficial Británico de defender la causa de sus propios conciudadanos y en segundo grado, los indefensos de Naciones amigas, tampoco el derecho de caracterizar mi presente posición como la de un procurador de esos a quienes V.E. se sirve llamar Piratas. 8.- En respuesta a la reiterada recomendación de V.E. de que yo debía dirigirme a S.E. el Capitán General; tengo el honor de informar además a V.E., que mis instrucciones no me facultan a corresponderme con ninguna autoridad en la Isla, excepto V.E. Además yo quisiera añadir, que un Comandante avisado de que los prisioneros en poder de V.E. pueden ser juzgados hoy y fusilados mañana, y que V.E. no tomará en cuenta las peticiones, no podría menos que recibir una pequeña proporción a la común inteligencia. Si se hiciese a la mar hoy para la Habana para procurar una remisión de sentencia que no podría presentarse a V.E. hasta que los prisioneros pudieran haber sido muertos de seis días en Santiago de Cuba. 9.- Además yo colijo del párrafo 5 de la carta de V. E. que en la primera escala de este desgraciado negocio V.E. solo fue quien asumió la entera los comienzos de este desdichado asunto, fue sólo V.E. quien asumió la entera responsabilidad y es difícil comprender cómo una autoridad en tan alta posición y animada por los sentimientos que V.E. ha expresado, no pueda adoptar temporalmente, igual responsabilidad de nuevo. Puede ser que V.E. se sirva demostrar poca cortesía internacional a una Nación que nunca ha rehusado la cortesía a los Representantes de España, pero no es menos mi deber hasta que sea relevado por un Oficial superior, continuar pidiendo a V.E. no aparte la vista del importante punto de la Ley Internacional que apoya el caso del “Virginius” pero que reflexionará con seriedad en las complicaciones que pueden suscitarse, aunque ambas Naciones desearían evitarlas. Si las más legítimas demostraciones de Gran Bretaña continúan siendo tratadas con menosprecio y más vidas de sus Súbditos estén en peligro. Tengo el honor de ser Señor su muy obediente y humilde servidor. Es copia. El General Jefe de E.M. general. Riquelme.” Revista de Historia Militar, 122 (2017), pp. 226-248. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122
To see the actual publication please follow the link above