Page 242

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122

CUBA 1873. LA CAPTURA DEL “VIRGINIUS”. EL INCIDENTE… 241 en reparación. Si Lowry no aceptaba el Morro, suspendería las órdenes.91 Se decidió en Washington que debido al carácter dudoso del Virginius, el gobierno de los Estados Unidos dispensaría el saludo. Durante varios días se discutió con los Estados Unidos si se devolvería en Puerto Rico, si se haría la entrega a una potencia intermedia, si se entregaría a un cónsul y por último se decidió se hiciese en Bahía Honda (Cuba). El Virginius inició su traslado remolcado desde el Puerto de Santiago, al puerto de Bahía Honda, por la fragata Isabel la Católica y allí fue fondeado, permaneciendo vigilado por la corbeta Favorita, que se lo entregó a la corbeta estadounidense USS Despatch, que había salido de Key West el 16-XII-1873, y llegado a Bahía Honda el 17-XII-1873. El martes día 18- XII-1873, partieron de Bahía Honda, el Despach con el Virginius. Debido a la mala condición de la nave, el Despatch tuvo que remolcar el Virginius hacia las Dry Tortugas, en la Florida, donde se lo entregó a la corbeta norteamericana Ossipee para su remolque a Nueva York. Según fuentes norteamericanas, debido a los aumentos de pequeñas vías de agua, del fallo de sus calderas que impidió el funcionamiento de las bombas de agua, y al rápido deterioro de las condiciones del tiempo, el Virginius se hundió a las 16:17 del 26-XII-1873 en aguas atlánticas cerca de Cape Fear, North Carolina (no Cape Hatteras que esta varios cientos de millas más al norte), y que el barco descansa en el fondo del mar muy cerca de Oak Island. Revista de Historia Militar, 122 (2017), pp. 241-248. ISSN: 0482-5748 Epílogo Entre el 28-XI y el 6-XII-1873, los hombres que habían mandado o navegado con el Virginius vinieron a dar testimonio en la calle Nassau 29, oficina del U.S. Circuit Court para el distrito sur de Nueva York. El interrogatorio fue dirigido por el yerno de Fish, Sidney Webster, abogado del Consulado de España en Nueva York, y por George Bliss como abogado de los Estados Unidos. El primer testigo fue Francis Sheppherd, el primer capitán del buque. El testimonio de Sheppherd fue suficiente para demostrar que la venta era fraudulenta y que los armadores eran cubanos. Contó cómo había llegado a Nueva York para trabajar en la línea de buques de vapor propiedad de Marshall O. Roberts. Antes de tomar el mando del Virginius había conocido 91  Robenson letters. Burriel to Lowry and Lowry to Burriel, 20 a 22-XII-1873


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122
To see the actual publication please follow the link above