Page 38

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122

LA ACADEMIA GENERAL MILITAR 1927-1931: Segunda fundación 37 Cuatro Vientos. Meses después, el general Franco, en cuanto vocal, y el coronel Campins, como fiscal, participarían en el Consejo de Guerra que juzgó a varios implicados en el pronunciamiento militar de Jaca. Otro acontecimiento de gran transcendencia para la Academia de Zaragoza fue el advenimiento de la República, el 14 de abril de 1931. El cambio de régimen fue acatado disciplinadamente; aunque la sustitución de la bandera bicolor por la republicana ocasionó alguna que otra discrepancia, ya que el general Franco se negó a izar la bandera tricolor mientras no fuera ordenado por conducto reglamentario. Recibida esta orden, firmada por el general Ruíz Trillo, capitán general de la V Región Militar desde el 17 de abril; se arrió la enseña rojigualda, en el acto previo al toque de Oración del día 20, y se izó la republicana, tras el toque de Diana del día 21 de abril. Los malos presagios no tardarían en hacerse realidad; el 25 de abril, pocos días después de hacerse cargo D. Manuel Azaña y Díaz del Ministerio de la Guerra, se anuló la convocatoria para «cubrir por concurso-oposición 100 plazas de cadetes en la Academia General Militar»39. El golpe definitivo se produjo, el 30 de junio siguiente, al decretarse la supresión de la Academia, mientras los cadetes y profesores se hallaban destacados en Canfranc (Huesca), realizando las prácticas de montaña. El decreto en cuestión constaba de cuatro artículos, precedidos de una exposición de motivos que justificaban la decisión. A este respecto, se invocaban dos consideraciones: la nulidad del RD. de 20 de febrero de 1927, a tenor del Art. 1 a) del decreto de la Presidencia del Gobierno provisional, de 15 de abril de 1931, y lo «desproporcionado de la Academia general y su costo»40, aunque se vislumbraban otros intereses menos claros en el párrafo siguiente: Sería recomendable y útil mantener este gasto, si la Academia general pudiese seguir prestando el servicio para que fue creada y si el servicio mismo estuviese en armonía con la orientación que haya de darse en lo futuro a la enseñanza militar. A continuación, el Art. 1º del D. de 30 de junio de 1931, disponía la supresión de la «Academia general militar» y los restantes, el futuro destino de profesores y alumnos. Las actividades siguieron hasta final de curso y, así, en un acto similar al de años anteriores, pero de distinto significado, el 14 de julio de 1931, el general Director se dirigió por última vez a los cadetes, en un discurso en el dejaba patente su contrariedad y, al mismo tiempo, la satisfacción del deber cumplido. Exhortó a los cadetes a mantenerse lea- 39  ROC. de 3 de diciembre de 1930 (DO. 273). 40  Se contemplaron, entre 1928 y 1931, los siguientes gastos: obras, 6.387.480 pesetas; instalación y sostenimiento, 1.300.000 pesetas; personal, 1.514.790 pesetas; y ganado, 263.420 Revista de Historia Militar, 122 (2017), pp. 37-60. ISSN: 0482-5748 pesetas.


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 122
To see the actual publication please follow the link above