Page 144

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

O´DONNELL Y LA POLÍTICA DE PRESTIGIO DE LA UNIÓN… 143 justicia a esta guerra pues obligaba a reparar los insultos hechos a la patria y a la fe19. La Iglesia se volcó en la guerra y en apoyar la figura de O´Donnell, tanto por su calidad de jefe de un gobierno católico y general en jefe de la fuerza expedicionaria, como por su éxito al normalizar las relaciones entre el Estado español y el Pontificado. El conflicto armado duro cuatro meses y en el mismo intervino un cuerpo expedicionario que partió de Ceuta20. Las victorias en las batallas de los Castillejos, de Tetuán -población que fue tomada el 6 de febrero de 1860 y que le valió a O’Donnell el título de duque de Tetuán- y la de Was Ras del 23 de marzo despejaron el camino hacia Tánger y hacia el final de la guerra. Unas victorias que fueron magnificadas por la prensa en toda España, sucesos que alentaron el patriotismo español y el apoyo a las actuaciones de la Unión Liberal. El corresponsal del diario La Iberia, Núñez de Arce, escribió en una de sus crónicas: “El cielo me ha proporcionado la dicha de ser testigo de la empresa más grande, más heroica que ha acometido y llevado a feliz término nuestra querida España desde la gloriosa guerra de la Independencia”21. Por toda España aparecieron plazas, calles y barrios -el barrio de Tetuán de las Victorias en Madrid, la plaza de Tetuán y la calle Wad-Ras en Barcelona; o la plaza de Tetuán en Valencia- y monumentos públicos como el levantado al general Juan Prim en Reus, su ciudad natal, en recuerdo de esta guerra victoriosa y muy popular. Fruto de este fervor patriótico, acrecentado por la decidida participación de voluntarios catalanes en la campaña, por lo que la Diputación de Barcelona encargó al pintor Mariano Fortuny -nacido en Reus como el general Prim- una serie de cuadros basados en los bocetos que había hecho el pintor durante su visita a los principales escenarios de la guerra, entre los que destaca el cuadro de gran formato y 19  El periódico carlista La Regeneración publicaba al respecto: “La campaña de África entusiasma al pueblo, la paz le puso de mal humor, pero, en fin, más vale composición que buena sentencia. Dijeron que el Ejército se portó bien, pero la dirección de la guerra fue malísima. O´Donnell niega lo último, y como militar le suponemos competente: tendrá razón, porque al fin y al cabo es persona imparcial en el asunto. Los moros ofrecieron 400 millones en breve plazo, el plazo se concluyó y los millones no han venido. Pero vendrán; según las últimas noticias. Mientras, Tetuán sigue ocupada por nuestras tropas: los gastos de ocupación los pagarán los moros y si no, los pagaremos nosotros…” (2 de enero de 1861). 20  Una fuerza mal preparado y dirigida para algunos autores lo que, según ellos, explica que de los aproximadamente 4.000 muertos españoles, dos tercios no murieran en el campo de batalla, sino que fueran víctimas del cólera y de otras enfermedades. Un hecho que era normal en campañas militares como la franco-británica de Crimea. 21  FUENTES, J.F.: El final del Antiguo Régimen (1808-1868), Síntesis, Madrid, 2007, p. 216. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 143-158. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above