Page 145

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

144 LUIS EUGENIO TOGORES SÁNCHEZ visión panorámica titulada La Batalla de Wad-Ras, que le costó varios años terminar. Se firmó el Tratado de Wad-Ras en Tetuán el 26 de abril, tras un armisticio de 32 días, en el que se declaraba a España vencedora de la guerra y a Marruecos perdedor y único culpable de la misma. El tratado acordaba que España ampliaría los territorios que rodeaban a Ceuta y Melilla a perpetuidad; el cese de las hostilidades y ataques sobre Ceuta y Melilla; Marruecos reconocía la soberanía de España sobre las islas Chafarinas e indemnizaba a España con 400 millones de reales quedando Tetuán bajo administración temporal de España hasta que se saldase esta deuda; España recibía el territorio de Santa Cruz de Mar Pequeña (luego de Sidi Ifni) para establecer una pesquería. Esta paz fue calificada por algunos periódicos como de «paz chica para una guerra grande» argumentando que O’Donnell debía haber conquistado Marruecos, aunque desconocían el pésimo estado en que se encontraba el ejército español tras la batalla de Wad Ras y que los deseos expansionistas del gobierno español habían sido impedidos por la potencia hegemónica de la época Gran Bretaña. O’Donnell afirmó que España estaba llamada a dominar una gran parte del África, pero la empresa requeriría al menos un cuarto de siglo. El tratado comercial firmado con Marruecos acabó beneficiando más a Francia y a Gran Bretaña, con industrias muchos más pujantes y competitivas, con mayor proyección en materia de comercio exterior, y el territorio de Ifni no sería ocupado hasta setenta años después. Un vez más, como en Cochinchina, se hizo lo difícil y fue la diplomacia de una nación débil en política internacional la que no pudo sacar el rédito que, seguramente, merecía. El pecado de la Unión Liberal fue pensar que el derecho que daba la fuerza estaba por encima de la real politik. 4.- La aventura mejicana. La Guerra de Secesión paralizó temporalmente a los Estados Unidos en la aplicación de su incipiente pero decidida Doctrina Monroe. Desde la guerra de 1848 contra los Estados Unidos Méjico se hallaba en una situación crítica. En 1855 se había iniciado una guerra civil entre los liberales anticlericales de Benito Juárez y los conservadores católicos, siendo la principal cuestión a debate el proyecto de Juárez de desamortización de los bienes de la Iglesia. El gobierno conservador de Miramón fue derribado por Juárez en 1860 y llevó a los emigrados mejicanos en Europa a plantear el estableci Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 144-158. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above