Page 162

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

O´DONNELL, PRIM Y LA EXPEDICIÓN A MÉXICO 161 La relación de generales destacados en la vida militar, civil y, como no, política del periodo 1833-1870 sería enormemente amplia y en ella figurarían, entre otros los nombres de Valdés, Quesada, Alaix, Diego de León, Zarco del Valle, Armero, Ros de Olano, los Fernández de Córdoba (Luis y Fernando), San Miguel, Rodil, V. Ferraz, el conde de Clonard, M. Pavía, Blaser, Lersundi, Echagüe, Zavala, los Gutiérrez de la Concha (Manuel y José), Dulce, … y muchos más. Todos ellos con innegable protagonismo, pero con un papel algo menos sobresaliente del que desempeñaron otros pocos, entre los que se encontrarían los personajes a los que, en una parte de su trayectoria en la vida pública, nos vamos a referir en este artículo. O’Donnell y Prim: un apunte a propósito de México Leopoldo O’Donnell y Juan Prim formaron parte fundamental del “cuadrilátero” militar que, tras el protagonismo de Espartero, de 1836 a 18432, enmarcó la historia española del segundo tercio del siglo XIX. A su lado, o enfrente, completarían el cuadro Ramón Mª. Narváez y Francisco Serrano. Los cuatro, el duque de Tetuán, el marqués de los Castillejos, el duque de Valencia y el de la Torre, pertenecían a la primera generación del Ochocientos. Narváez, nacido en Loja el 5 de agosto de 1800 era el de más edad. Seguían O’Donnell, que vio la luz primera en la entonces Santa Cruz de Santiago de Tenerife, el 12 de enero de 1809, y Serrano que lo hizo en la Isla de León, el 17 de diciembre de 1810. El más joven era Prim, que había llegado al mundo en Reus el 6 de diciembre de 1814. Así pues menos de tres lustros, como vemos, separaban el inicio de la biografía del más viejo y la del de menor edad de ellos. Los dos personajes más dispares de los cuatro principales actores de la escena política y militar, por ascendencia y carácter, (al margen siempre del duque de la Victoria) estaban llamados a ser Leopoldo O’Donnell, el hombre blanco y frío, “la esfinge de Vicálvaro”, “el hombre del orden” y tantas formas más con las que le designaban los personajes galdosianos. Un 2  Ver Segundo Flórez, J.: Espartero. Ed. Sociedad Literaria, Madrid, 1843 y AA.VV.: Historia del General Don Baldomero Espartero, Duque de la Victoria y de Morella. Ed. Despacho de Mares y Compañía, Madrid, 1874. D. Baldomero Fernández-Espartero Álvarez de Toro había nacido en Granátula de Calatrava el 21 de febrero de 1793 y, por consiguiente, pertenecía a una generación anterior. Además, su estrella, tras alcanzar el máximo fulgor al concluir la primera guerra carlista, empalideció desde 1843, salvo su breve reaparición, en el primer plano de la política nacional, entre 1854 y 1856. Desde entonces ejerció durante bastante tiempo una influencia importante, sin duda, pero paulatinamente a mayor distancia de las instituciones. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 161-200. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above