Page 171

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

170 EMILIO DE DIEGO GARCÍA minal de los títulos emitidos. Se abrió pues otro frente de problemas para la Hacienda pública de México. El reducido margen de endeudamiento generó los habituales movimientos especulativos y puso tienda a un aigotismo que llegaría a ser escandaloso, como tendremos ocasión de comprobar. Las dificultades financieras fueron un dogal permanente, cada vez más apretado, en el cuello de México. A la vez esta cuestión se convirtió en motivo de continuas demandas, justas o injustas; y todo tipo de chantajes por parte de sus acreedores. Las potencias que les apoyaron encontraron aquí, según señalábamos, la “justificación” recurrente para sus coacciones de cualquier tipo, incluidas las intervenciones militares. Ahora bien no debemos caer en el reduccionismo de aceptar que éste fue el único factor de la azacaneada historia de México de 1821 a 1862-1867, sino uno de sus elementos. Tengamos en cuenta que hasta en seis ocasiones las autoridades mexicanas suspendieron, en ese periodo, el pago del servicio de su deuda y no siempre se llegó a la invasión exterior. A veces el fenómeno fue a la inversa, los conflictos internos y externos agravaron las angustias financieras que acababan generando nuevas presiones. Se generó una especie de círculo vicioso en el que la carencia de fondos públicos, agravada cuando no provocada por las repetidas contiendas interiores e internacionales, fue debilitando al país continuamente. La oposición de un sector de la Iglesia y de los simpatizantes de la causa españolista tampoco facilitaba la tarea de los sucesivos gobernantes. A estos se sucederían otros factores de división interna y las ambiciones de países extranjeros dispuestos a intervenir en los asuntos mejicanos. En efecto, tras las independencias hispanoamericanas, en 1824, y las disposiciones del Congreso de Panamá, en 1826, las potencias europeas, principalmente, Francia y el Reino Unido, además de España que se negó a reconocer la situación y aún mantuvo su presencia en el Caribe, intentaron conseguir la mayor influencia posible en el Nuevo Mundo y. de manera prioritaria, en México. En esas condiciones resultaría muy difícil construir un estado eficaz sobre un territorio de cuatro millones de km² y una población que apenas rondaba los seis millones de habitantes. En resumen, las divisiones intestinas y las presiones exteriores complicaron enormemente la historia mexicana, durante la etapa que aquí contemplamos, que va de la independencia a la revolución de Juárez. En esa época (1821-1862), México tuvo 1 emperador y 32 presidentes de la República y padeció varias invasiones; a las que nos referiremos seguidamente, como la de 1829 por tropas españolas; la de 1838-39 por fuerzas de Francia; y l de 1862 por un cuerpo expedicionario hispano-franco-británico. Además sufrió la guerra de Texas en 1836 y la mantenida contra Estados Unidos Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 170-200. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above