Page 175

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

174 EMILIO DE DIEGO GARCÍA gestiones del embajador Pawhatam Ellis colocaron a Inglaterra y México al borde de la guerra, pero como en otros momentos no llegaría a producirse. A partir de 1836, cuando se inicia la rebelión de los colonos norteamericanos en Texas contra los gobernantes mexicanos, la situación para la república mexicana se agravó, pero desde entonces y durante más de una década los protagonistas principales de la presión exterior fueron los Estados Unidos. En efecto, el expansionismo del gobierno de Washington llevó a México a la guerra de 1846-1848. El balance de aquella contienda fue un desastre para la república mexicana en todos los aspectos. Perdió más de la mitad del territorio que poseía antes de la independencia de Texas y, además, acusó un importante quebranto militar y financiero. Todavía en 1852 los Estados Unidos se apoderaron del territorio de la Mesilla, al norte de Chihuahua, a cambio de 10 millones de pesos. c) El problema de la Deuda El intervencionismo exterior en México tuvo un motivo fundamental, convertido en “justificación” repetida de toda clase de presiones, el asunto de la deuda. Un problema reiterado y común para España, Francia e Inglaterra y, con algunas variantes, para Estados Unidos. Tanto que en buena medida la historia de México en el periodo 1821-1862 es la de su deuda pública. En nuestro caso seguiremos los principales episodios de la cuestión para España, con alguna referencia ocasional a otros países. En las no fáciles relaciones hispano-mexicanas, el tema de la Deuda fue complicándose, paulatinamente, con la entrada en escena de los tenedores de títulos emitidos por el gobierno mexicano, bien fuesen súbditos españoles, o de sus descendientes, que reclamaban los pagos pendientes. Después de las quiebras de la Hacienda de México en 1827, 1832 y 1838 esa situación llegó a un punto en el que los tenedores de deuda interior pensaron que la única forma de que el Estado mexicano cumpliera sus compromisos, era involucrar a España. Se trataba de que la deuda nacional, que se había reconocido en el tratado hispano-mexicano de 1836, fuese considerada como deuda exterior y gozara de las mismas condiciones que ésta. Las actuaciones en ese sentido comenzaron en 1841 y se incrementaron a partir de 184312. 12  Ver Payno, M.: México y sus cuestiones financieras con la Inglaterra, la España y la Francia. Memoria que por orden del Supremo Gobierno Constitucional de la República escribe… México, 1862. En 1841 los herederos de Pablo Ruiz de Bastida reunieron a las autoridades españolas para que exigieran la liquidación del crédito pendiente, en las mismas condiciones que el resto de los acreedores exteriores. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 174-200. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above