Page 178

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

O´DONNELL, PRIM Y LA EXPEDICIÓN A MÉXICO 177 Nuestro representante, Zayas, solicitó a Madrid un nuevo alarde intimidatorio, similar al de 1852. El gobierno decidió atender aquella petición; pero, a la vez, nombró embajador en México a don Miguel de los Santos Álvarez que arribó a Veracruz, el 28 de mayo de 1856, respaldado por tres barcos de guerra: el “Isabel II”, el “Ulloa” y la fragata “Cortés”. A pesar de este despliegue, el nuevo plenipotenciario buscó el entendimiento con los gobernantes mexicanos y admitió que debían depurarse los créditos irregulares. De este modo se logró un rápido acuerdo, el 28 de junio, en el que recogía la retirada de las fuerzas españolas. La reacción de los afectados, tanto en México como en Madrid, denunciando la gestión de Álvarez, no se hizo esperar. Una parte de la prensa madrileña inició una verdadera campaña y el gobierno español, cediendo a las presiones, destituyó al embajador. Poco importaron los testimonios de apoyo a Álvarez, tanto de algunos notables españoles como de personalidades mexicanas, que advertían de las funestas consecuencias que habrían de tener los “intereses privados y bastardos” de unos cuantos especuladores. A pesar de estas denuncias, los abusos de los acreedores habían continuado “in crescendo”, no solo por parte de súbditos españoles. Finalmente otros acontecimientos políticos, dentro y fuera de México, y algún incidente violento, como veremos, jalonaron el último tramo del camino a la intervención de Inglaterra y Francia y España. Pero, en julio de 1861, cuando el presidente Juárez ordenó una moratoria de dos años en la satisfacción de los débitos, ante la imposibilidad de atender a su pago, la deuda con las potencias que apoyaban a los acreedores era la siguiente: a) Con Inglaterra 69.993.543 pesos (incluyendo desde los primeros empréstitos de 1824-1825 con Golsdmith y Barclay, Harring, Richardson y Cia. respectivamente. Cada uno de ellos por importe de 16.000.000 de pesos; más todas las cantidades acumuladas hasta 1861) b) Con Francia 2.084.605 pesos (incluía la parte correspondiente del contrato con el prestamista suizo Jecker) c) Con España 9.460.986 pesos Total 82.315.447 pesos Una suma prácticamente imposible de abonar, a corto plazo, por la Hacienda pública mexicana, de la cual el dinero recibido en efectivo y otros bienes, quedaba muy lejos de ese montante nominal. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 177-200. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above