Page 181

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

180 EMILIO DE DIEGO GARCÍA cia de los más y los intereses ocultos de unos cuantos. Leyó en el Senado una carta en la cual descubría parte de las maniobras iniciadas años antes en aquel sentido. Se trataba de un texto de enero de 1855 en el que aparecían los pasos dados en la prensa (El Clamor Público, La Iberia, El Látigo… además de otros periódicos) y en el Congreso para sustituir al embajador español en México, Lozano y Armentia por Zayas, hombre ligado a los tenedores españoles de la deuda de México, y empujar al Gobierno español a la confrontación19. La ocasión para amenazar a México con una intervención militar, en 1858, se veía favorecida por la guerra civil que debilitaba la posible respuesta de aquel país. Pero, a la vez, complicaba también la cuestión. Como argumentaba Prim en caso de que el gobierno español siguiera adelante en sus afanes intervencionistas ¿a quién reclamaría? ¿al gobierno de Juárez que se hallaba en Veracruz? o ¿al de Zuloaga instalado en la capital? ¿a quién atacar? ¿a Juárez, a Zuloaga o a los dos a la vez? A su juicio, en tal coyuntura, marchar contra México poca o ninguna gloria supondría para España, por el contrario dañaría nuestra imagen y favorecería el auge de la influencia estadounidense. Pese a todo si España decidía ir a la guerra, ofrecía su espada sin condiciones. La alocución de Prim, en respuesta a los vientos que alentaban la intervención armada en territorio mexicano estuvo dictada por el conocimiento de los problemas que nuestro gobierno consideraba como agravios intolerables y que, en muchos casos, no eran tales. No hay que dejarse llevar –advertía- por las grandes palabras: dignidad, decoro, honra nacional, si no están hermanadas con la razón y con la justicia. Esta actitud le valió la hostilidad de importantes políticos, como Pastor Diaz, y militares como Ros de Olano, y apenas el apoyo de algún personaje como Pi y Margall. Sus palabras tuvieron un eco muy favorable en medios mexicanos. La figura de Prim se hizo acreedora del agradecimiento y el respeto de México. Con todo, la declaración efectuada en las Cortes españolas con motivo del discurso de la Corona de 1858, alertó a los gobiernos de Londres y París. También Inglaterra y Francia20 tenían deudas que cobrar en México y obtener reparaciones por los daños infringidos a sus respectivos connacionales. Por el momento la guerra entre Francia (aliado de Piamonte-Cerdeña) 19  Ver Diario de Sesiones del Senado. Legislatura 1858-1860, sesión de 13 de diciembre de 1858, pág. 47. 20  Ver Garfias Magaña, L.: La intervención francesa en México. Panorama Editorial, Madrid, 1980. Pág. XXII Los franceses ya habían intervenido en México entre abril de 1838 y marzo de 1839, en la llamada “guerra de los pasteles”. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 180-200. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above