Page 198

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

O´DONNELL, PRIM Y LA EXPEDICIÓN A MÉXICO 197 tiosos intereses en tierras aztecas. Otros, le seguían imputando oscuros afanes por coronarse rey de Méjico. Aducían éstos, en apoyo de sus ataques, los artículos publicados en El Eco de Europa, aparecidos bajo los auspicios del general en jefe y plenipotenciario español. En ellos se alababa a Prim sobremanera y parecía proponérsele como alternativa a Maximiliano de Austria. Sobre sus supuestos desaciertos militares y diplomáticos, en la base de casi todos sus “pecados”, se lanzaban opiniones condenatorias aunque ya sin la unanimidad de las descalificaciones anteriores. Entre las contadas excepciones de los medios de prensa que se situaron a favor, el periódico más destacado, en la defensa de Prim, fue La España, cuyo propietario era Pedro Egaña. Ciertamente podía sorprender un tanto la actitud, en este caso, de una publicación ideológicamente en la frontera del absolutismo. Pero lo cierto es que circulaban por Madrid toda clase de rumores sobre la formación de un posible gobierno, ante la inminente caída de O’Donnell, en el que se aseguraba que estarían el conde de Reus y el dueño del medio que con tanto ardor le apoyaba. Más aún, al cabo de poco tiempo, otros rumores aseguraban que Prim se había negado a esta proposición surgida en Palacio. Al final de la expedición, rebatiendo todas las acusaciones en el Senado, Prim haría una doble llamada de enorme calado político. La primera, dirigida a los hombres de Estado, que, en un futuro pudieran regir los destinos de España, para que jamás hiciesen cuestión de partido de las relaciones con las repúblicas hispanoamericanas y que, en adelante, esas relaciones fuesen las que debían corresponder a países por cuyas venas circula la misma sangre, la misma religión, la misma lengua y las mismas costumbres. Nada de enfrentamientos a la búsqueda de imposibles sometimientos anacrónicos; nada de falsos paternalismos. La segunda fue una constante invocación, a lo largo de toda la vida, del conde de Reus, la invitación a la concordia entre todos los españoles, incluidos los del continente americano, iguales en consideración y diferentes en sus respectivas independencias. Un argumento, a manera de recordatorio: “…no olvidéis los males sin cuento que hemos atravesado antes de que la España haya llegado a constituirse. No olvidéis la sangre derramada por nuestras discordias políticas”.40 El debate en torno a la actitud adoptada por Prim en Méjico aún provocaría alguna que otra secuela en clave anecdótica41. En enero de 1863, 40  Ibidem, págs. 54-55. 41  Ver Olivar Bertrand, R.: El Caballero Prim. Ed. Luis Miracle, Barcelona, 1952, Tomo II, pág. 157. Al terminar la exposición del Conde de Reus en el Senado, del 12 de diciembre, defendiendo su gestión en tierras aztecas, asistió a una recepción. Al llegar a la casa del anfitrión, la Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 197-200. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above