Page 47

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

46 HUGO O´DONNELL Y DUQUE DE ESTRADA cuentro victorioso contra el francés Schwartz, el mismo infortunado general que habría de batir en La Bisbal su hermano Enrique, dos años después. Como consecuencia de la batalla de Elviña, después de embarcadas las tropas de Moore a las que su sacrificada unidad apoyaba en enero de 1809, fue cogido prisionero y enviado a Francia, donde, aunque en libertad bajo palabra de honor, vivió en situación penosísima de la que pudo sacarle una caritativa francesa, Nicolasa Lestache, con la que contraería matrimonio. Cuando tras la fuga a España de algunas unidades del ejército del marqués de la Romana quedaron en Dinamarca los batallones de Asturias y Guadalajara que no habían podido secundarlas, Napoleón organizó en Aviñón en mayo un regimiento de infantería con estos prisioneros y otros de diferentes procedencias con la idea de ponerlo a disposición de su hermano José Bonaparte, por lo que recibió el nombre de “Joseph Napoleón”. Puesto a las órdenes del mariscal de campo José Kindelán, anterior segundo en el mando de Romana, de origen irlandés y de ideas igualmente avanzadas, convenció a Alejandro O´Donnell para que accediese a jurar al nuevo rey y a mandar uno de los nuevos batallones, aunque con el compromiso de que no se le ordenase combatir contra otros españoles. El regimiento fue dispersado por diferentes guarniciones, vuelto a reunir en Holanda en 1811 y finalmente destinado a la campaña de Rusia en junio de 1812, a las órdenes del coronel Juan Bautista Tschudy. Alejandro O´Donnell, ya teniente coronel, fue agraciado con su ingreso en la Real Orden de España creada por José I, siguiendo las vicisitudes de su unidad que, incorporada a la Brigada Grandeau de la División Friant, en el I Cuerpo de Ejército de Davout, adquirió gran renombre luchando en vanguardia y frente a fuerzas rusas muy superiores, batiéndolos totalmente en el combate del primero de agosto, colaborando con gran eficacia a la victoria de Polotsk (17.VIII.1812) y participando en Borodino y Beresina. Dispuesta la Regencia española a recuperar las tropas que servían en los ejércitos napoleónicos en total desconocimiento de la realidad en España, encargó a su representante en Rusia, Francisco Cea Bermúdez, la difusión de unas proclamas de la que la impresa en noviembre debió llegar a manos de Alejandro O´Donnell que, desde ese momento, tomó la decisión de prepararse para desertar con el mayor número de soldados posible. A finales de año, situado el regimiento para cubrir la retaguardia a partir del inicio de la retirada tras la toma de Moscú, la ocasión se presentó en Vilna donde pudo cruzar las líneas con 300 de sus hombres, siendo cordialmente recibido por los rusos. Acantonado provisionalmente en Memel (Prusia) tras su ocupación, fue llamado O´Donnell a San Petersburgo desde donde organizó una gran operación de deserciones y de atracción de prisioneros españoles a los que Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 46-54. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above