Page 61

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

60 ALFONSO BULLÓN DE MENDOZA Y GÓMEZ DE VALUGERA Guardia Real Luis Coig, casado con su hermana Beatriz, falleció el 5 junio de 1837 en el paso del río Cinca, durante el transcurso de la expedición real.9 Con el paso de los años ha habido muchos aspectos de la Primera Guerra Carlista que han ido quedando en el olvido, y ello explica que tienda a identificarse ser isabelino con ser liberal, identificación que tendrá sentido cuando vaya avanzando la guerra, pero no en su comienzo. En octubre y noviembre de 1833 el ejército que reprime la insurrección carlista, y que está a punto de poner fin al conflicto, no es un ejército liberal, sino el ejército absolutista que había servido fielmente a Fernando VII, y lo siguió sirviendo después de su muerte al apoyar, como era su voluntad, a su hija Isabel. Nadie puede pensar que todos los que habían sido absolutistas hasta el 29 de septiembre de 1833, día de la muerte del monarca, se levantaron liberales al día siguiente. De ahí el manifiesto redactado por Zea Bermúdez, y firmado por la viuda del monarca, en que ésta se comprometía a mantener la religión y la monarquía, “primeros elementos de vida para España”, en “todo su vigor y toda su pureza”. Dicho manifiesto, muy criticado en su día por los liberales, fue considerado por Balmes un extraordinario acierto, y “uno de los mayores obstáculos que impidieron el triunfo de D. Carlos”, pues sirvió para tranquilizar a los muy numerosos e influyentes partidarios de absolutismo: “Si a la muerte del rey hubiese manifestado el gobierno la menor tendencia a instituciones liberales, si hubiera cometido el error de incitar la efervescencia del momento con algún acto en que el trono se hubiese comprometido a concesiones alarmantes, la explosión ya de si muy fuerte, hubiera sido mucho más terrible, como más extensa, vigorosa y repentina” y en tal caso: “Los hombres que tanto han declamado contra el manifiesto, tal vez hubieran tributado sus elogios al ministro, pero quizás habrían tenido que hacerlo desde los muros de Cádiz o Barcelona”.10 No hay desde luego ningún motivo para pensar que, nada más ni nada menos que la Guardia Real de Fernando VII, se fuese a adherir a la sucesión femenina porque se había hecho liberal. La Guardia Real de Fernando VII se adhirió a la sucesión femenina, en la medida en que lo hizo, porque así se 9  ALFARO: Op. cit., p. 42 indica que este episodio tuvo lugar tras la inexistente batalla de Fraga, que es como denomina a la de Barbastro. Una documentada minibiografía, elaborada por Juan Coig, puede consultarse en internet: http://www.familiacoig.es/index.php/primerageneracion espanola Sobre las circunstancias del paso del río puede verse BULLÓN DE MENDOZA, Alfonso: Auge y ocaso de Don Carlos. La expedición Real. Madrid, Arca de la Alianza Cultural, 1986, pp. 85-86, donde se reproduce un manuscrito del general carlista José Antonio Sacanell en que se cuenta que “tuvimos el dolor de perder el 2º ayudante de E.M. D. Luis Coig, muerto ahogado al vadear el río.” 10  BALMES, Jaime: Escritos políticos de D. Jaime Balmes. Colección completa, corregida y ordenada por el autor. Madrid, Imprenta de la Sociedad de Operarios del mismo Arte, 1847, p. 20. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 60-80. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above