Page 70

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

LEOPOLDO O´DONNELL Y LA PRIMERA GUERRA CARLISTA 69 No era mala la ayuda además de Navarra. Sin ser más que un sólo batallón y sin hacer ningún tiro, a bayoneta calada. Se asustan con facilidad los cobardes o...32 Da la resonancia que tuvo esta acción en el contexto de la guerra es fácil hacerse idea si se tiene en cuenta que es una de las pocas que cita Pirala en el “discurso preliminar” con que da comienzo su monumental Historia de la Guerra Civil y de los partidos liberal y carlista: “Queda Uranga en tanto al frente de las Provincias, y triunfa en Andoain con pocas fuerzas contra O’Donnell.”33 Es más, en nuestros días aún se recuerda esta batalla, pues en Andoain lleva varios años efectuándose una recreación de la misma, en cuya última edición participaron ciento cincuenta voluntarios.34 No supuso, sin embargo, esta derrota ningún revés para la brillante carrera militar de O’Donnell, pues no había jefe isabelino, comenzando por Espartero, que no hubiera sufrido algún desastre frente a las tropas legitimistas. Chamorro, que pasa rápidamente sobre estos hechos y no da excesivos detalles de la magnitud de la derrota, atribuye la misma a “el lamentable estado de indisciplina de las tropas”, y añade: “semejante principio de disolución, fue sin embargo, corregido al poco tiempo por el brigadier 32  El término negro utilizado en la composición era usado por los carlistas para designar a los liberales. Las estrofas 1 y 4 han sido tomadas de BAROJA, Pío: Obras Completas. Madrid, Biblioteca Nueva, 1984, tomo IV, pp. 75-76. Las estrofas 2, 3 y 5 proceden del artículo del barón de Montevilla titulado “La batalla de Andoain en 1837”, copia del cual se conserva en el archivo de la Diputación de Guipúzcoa. En este último la composición aparecía únicamente en vasco, y debemos su traducción a José Manuel Egaña. La estrofa 1 y la 4 sólo aparecen en Baroja, mientras que la 5 esta únicamente en la obra de Montevilla. Las estrofas 2 y 3 aparecen en ambas fuentes, si bien se trata de versiones ligeramente diferentes. Según Montevilla, esta composición debía ser obra de algún carlista navarro de la montaña. Una tercera versión, creemos que completa, aparece en LECUONA, M: “Cartas andoaindarras de la primera guerra carlista”, Boletín de la Sociedad Vascongada de Amigos del País, 1962, págs. 407-408. En su opinión debieron ser compuestos por algún vate popular de entonces, “al parecer de la contornada del Bidasoa, según las formas dialectales que emplea, quizás por el gamoso Ardotx de Oyarzun, que en su tiempo -entre las dos guerras carlistas- competía con Xenpalar en las justas bertsolarísticas entre Rentería, Oyarzun y Astigarraga”. Esta versión no empieza con los versos a Urnieta, lo que puede deberse tanto a una omisión como al hecho de que en realidad estos primeros versos correspondiesen a una de las canciones de Muñagorri, que comienza con una descripción de Urnieta, y Baroja los incluyese aquí por error. 33  PIRALA: Op. cit., tomo I, p. XII. 34  El Diario Vasco, lunes 18 de septiembre de 2017. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 69-80. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above