Page 75

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

74 ALFONSO BULLÓN DE MENDOZA Y GÓMEZ DE VALUGERA Buenaventura de Córdoba, autor de una muy meritoria Vida militar y política de Cabera, para cuya redacción pudo contar con numerosa documentación facilitada por este general, se complace en el tomo IV de su obra en contraponer los partes de O’Donnell y Cabrera sobre estos hechos, que como cabe suponer son muy diferentes, pues ambos se atribuyeron la victoria.44 Para O’Donnell el combate supuso “humillar el orgullo de Cabrera, cuyas fuerzas ascendían a 15 batallones, 500 caballos y 2 piezas de lomo … Mi pérdida será de unos 200 hombres fuera de combate.”45 Para los carlistas el general isabelino disponía de 13 fuertes batallones (lo que es correcto si incluimos a los dos sitiados) 4 compañías de carabineros, 1.100 caballos y cuatro baterías de montaña, frente a los 9 batallones cortos, 3 escuadrones y media batería, con un total de 4.150 hombres, que ellos alinearon en el campo de batalla. Las pérdidas confesadas fueron de 7 muertos y 116 heridos. No parece, por tanto, que Lucena fuera la gran victoria para las armas isabelinas que hizo creer el parte publicado en la Gaceta de Madrid, pero si era la victoria que se necesitaba para que el ejército del Centro pudiera rehacerse de pasados desastres y, más allá de las fuerzas que unos y otros emplearan, y de las bajas que tuvieran, lo cierto es que las tropas de O’Donnell habían logrado salvar a los sitiados. Para O’Donnell la batalla supuso su ascenso a teniente general y, ocho años más tarde, el título nobiliario de conde de Lucena, por el que fue conocido hasta que la guerra de África le convirtió en duque de Tetuán. El 1 de agosto O’Donnell se presentaba ante el castillo de Tales, situado a tres leguas de Castellón, y que logró tomar el día 14 a pesar de haberse presentado Cabrera con sus tropas para ayudar a la defensa. O’Donnell reconoce en su Memoria “setecientos hombres fuera de combate”, que en la Gaceta del 5 de septiembre se desglosan de la siguiente forma: 78 muertos, 503 heridos, y 134 contusos, mientras que los carlistas confesaron doscientos heridos y menos de sesenta muertos, a los que habría que añadir el comandante Villanueva, que estaba al frente de la guarnición y abandonó el castillo pese a tener terminantes órdenes en contra de Cabrera, que lo hizo fusilar.46 Posiblemente las bajas isabelinas eran muy elevadas para lo que 44  CÓRDOBA, Buenaventura de: Vida militar y política de Cabrera. Madrid, Imprenta y fundición de don Eusebio Aguado, 1844, tomo V, pp. 112 y ss. 45  En la Memoria de O’Donnell reproducida por Navarro el número es ligeramente superior: 41 muertos y 240 heridos. 46  La comparación de los partes de uno y otro bando puede verse en CÓRDOBA, Ibídem, pp. 120-123. Según recoge FLAVIO, E, conde de X.: Historia de Ramón Cabrera. Madrid, establecimiento tipográfico de G. Estrada, 1870, tomo I, pp. 639-640 un periódico liberal de la época valoraba esta acción en los siguientes términos: “Cabrera, dicen que ha tenido 700 Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 74-80. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above