Page 78

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017

LEOPOLDO O´DONNELL Y LA PRIMERA GUERRA CARLISTA 77 de haber combatido parapetados mientras sus oponentes lo hacían a pecho descubierto.51 Ambos contendientes se mantuvieron frente a frente hasta el día 30, en el que al tener noticia de la caída de Morella Cabrera se replegó hacia el Ebro, sin que O’Donnell le lograse impedir el paso del río. A partir de dicho momento O’Donnell quedó encargado por Espartero de acabar con las fuerzas carlistas situadas a la derecha del Ebro, campaña que completó en un plazo de veintidós días,52 y en la que conjugó el indulto a los carlistas que voluntariamente depusieran las armas, con el fusilamiento de quienes fueran hechos prisioneros con ellas en la mano, conforme al bando en este sentido que publicó el 8 de junio de 1840.53 Tal vez más curioso que el fácilmente previsible fin de la campaña sea el lacónico texto con que termina su Memoria: “El general O’Donnell se dirigió al Bajo Aragón, y después de haberlo recorrido, así como el Maestrazgo, vino a Valencia a esperar la disolución de los ejércitos de operaciones, para hacer dimisión de las capitanías generales de Aragón y Valencia, y retirarse a la vida privada.”54 La explicación tiene sin duda más que ver con el enfrentamiento entre la Regente y Espartero que con la Primera Guerra Carlista, motivo por el que detenemos aquí nuestro relato. 51  Como es en el costumbre CÓRDOBA, Op. cit., tomo IV, p. 336-339 contrapone las diversas versiones, que se pueden complementar con la que aparece en la Memoria de O’Donnell. 52  CHAMORRO: Op. cit., p. 237. 53  PIRALA: Op. cit., 3 ed., tomo III, p. 532. 54  Cit. en NAVARRO: Op. cit., p. 47. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2017, pp. 77-80. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2017
To see the actual publication please follow the link above