Page 108

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26

LA BATALLA NAVAL DE ACTIUM y de elementos auxiliares. Cada legión constaba de 5.000 hombres. Tras haber asignado algunas de ellas a la seguridad de las provincias, aún les quedaron veintiocho para emprender la guerra, que tuvo lugar posteriormente en la ciudad de Filipos (año 42), creada por Filipo de Macedonia. En esta batalla se enfrentaron Octavio y Marco Antonio contra los asesinos de Julio César, Bruto y Casio. Filipos, en su parte sur, estaba rodeada por una zona pantanosa de muchos kilómetros de extensión. Marco Antonio trazó el plan de tender un camino por los pantanos a fin de alcanzar la retaguardia enemiga sin que nadie lo advirtiera. Pero estas tareas se demoraron durante diez días y los suministros empezaron a escasear. Bruto y Casio concentraron sus fuerzas, que se componían de 19 legiones con 80.000 soldados de infantería, 13.000 jinetes y 4.000 arqueros. Se produjeron algunas escaramuzas con las fuerzas de caballería. Los días fueron transcurriendo y los suministros empezaron a escasear. Marco Antonio atacó y venció a Casio, quien se suicidó, y Bruto venció a Octavio. Las bajas en esta primera batalla de Filipos fueron de 8.000 en el bando de Casio y de 16.000 en el de Marco Antonio. Aunque la primera batalla de Filipos finalizó sin vencedores ni vencidos, no cabe duda de que Marco Antonio salió beneficiado porque, muerto Casio, Bruto quedó como único jefe, cargo para el que carecía de la relevante personalidad de aquel, y al día siguiente de la batalla se trasladó para dominar mejor el flanco estratégico que protegía sus comunicaciones. La falta de comunicaciones y las lluvias obligaron a Bruto a combatir, manteniéndose a la defensiva en completa pasividad. Bruto formó a sus hombres en línea de batalla fuera de los atrincheramientos. Marco Antonio mandó también formar línea de combate, iniciándose la batalla. Marco Antonio inició la primera carga. Inmediatamente ambos bandos se enzarzaron en un combate cuerpo a cuerpo. No se emplearon ninguna de las maniobras ni tácticas de una batalla normal, sino que los soldados pelearon con espadas, matándose y muriendo en su afán de romper las líneas adversarias. Las fuerzas de Marco Antonio terminaron arrollando a las de Bruto, que se retiraron en completo desorden. Mientras Octavio bloqueaba el campamento de Bruto, Marco Antonio persiguió con la caballería a los fugitivos. Bruto se refugió en las montañas con cuatro legiones, planeando volver al campamento por la noche o aproximarse a la orilla del mar, pero pronto quedó rodeado por la caballería. Aquella jornada marcó la forma de gobierno que iba a tener Roma. Esta sería autocrática, no democrática. Roma no podía continuar bajo un régimen democrático, y en consecuencia se hacía necesario restaurar la monarquía. Las condiciones insalubres y pantanosas, la falta de suministros y la moral menguante favorecieron la falta de entusiasmo entre sus comandantes y las deserciones en masa entre los remeros de los barcos de guerra. A mediados del verano, la situación era desesperada. El almirante principal de Marco Antonio, Cayo Sosio, intentó escapar por mar, mientras Marco Año 2017 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 107


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26
To see the actual publication please follow the link above