Page 109

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26

JULIO ALBERT FERRERO Antonio dejaba a la mitad de su ejército tierra adentro, esperando ahuyentar a Octavio de la zona en disputa; probablemente, tenía la intención de unirse a Sosio en la costa oriental de Grecia. Este derrotó al escuadrón de naves que bloqueaban la entrada al golfo, pero Agripa condujo allí al resto de la flota y le obligó a retroceder. Las noticias de esta derrota llevaron a Marco Antonio a regresar a su campamento, donde se desató un debate en torno a la cuestión de si se abandonaba la flota para dirigirse al norte, a Macedonia, donde todavía se encontrarían aliados, o se guarnecía el mayor número posible de barcos de guerra con los mejores soldados y se intentaba otro ataque por mar. Si esta última opción salía bien, Marco Antonio podría poner rumbo a Egipto y, tal vez, reunir otro ejército. Marco no era un comandante naval experimentado, pero los argumentos a favor de una batalla naval, defendidos también por Cleopatra, eran sólidos, incluso aunque consiguiera alejarse con el ejército íntegro. Cuarta guerra civil y batalla naval de Actium (año 31) Después de la muerte de Julio César, Marco Antonio expulsó a los asesinos de Julio César (Casio y Bruto) a Grecia. Marco Antonio y Octavio forcejeaban para convertirse en dueños absolutos de Italia. Bruto y Casio estaban en Macedonia y Siria. Roma, gobernada por el segundo Triunvirato, en el que Lépido había sido apartado de la política, quedaba en manos de Octavio y de Marco Antonio. Marco Antonio estaba en Egipto con su esposa, la reina Cleopatra VII, despreocupado totalmente de Roma, y esto originó que Octavio iniciase en el 31 una campaña en su contra con el apoyo Senado, que acusó a Marco de traición. El 2 de septiembre del año 31, Octavio, apoyado por el Senado, declaró la guerra a Egipto y a Marco Antonio, que era su aliado. Esta contienda es conocida históricamente como la cuarta guerra civil de la República, si bien en realidad fue a un tiempo una guerra civil, puesto que enfrentaba a dos bandos romanos, y una guerra internacional, por cuanto en uno de ellos participaba Egipto. El conflicto se condensó en la batalla naval de Actium, decisiva para ambos bandos. Preparativos para la batalla El 2 de septiembre, Marco Antonio quemó los barcos sobrantes, en su mayoría de transporte de tropas, para impedir que Octavio los utilizase. A continuación embarcó a sus mejores soldados en los barcos de guerra restantes. Resulta difícil establecer la composición exacta de cada flota ―los historiadores dan cifras contradictorias―, pero la de Marco Antonio era inferior en 108 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 139


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26
To see the actual publication please follow the link above