Page 118

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26

LA NAO NUESTRA SEÑORA DE BEGOÑA, FRANCIS DRAKE Y JUAN DE GARIBAY de la Mancha, donde fueron informados por un aviso de que debían regresar al puerto gallego. La nao se hizo de nuevo a la mar el 22 de julio junto con toda la armada. Cuando la San Salvador explotó, recogió a parte de los supervivientes. En la escaramuza de Portland Bill, el 2 de agosto, la Begoña formó parte del grupillo que intentó combatir contra las unidades aisladas de Frobisher, hasta que el cambio de viento lo impidió. Sin embargo, en la batalla de Gravelinas, del 8 de agosto, recibió un duro castigo de los ingleses, por lo que hubo de ser socorrida por el galeón São Martín, buque insignia del duque de Medina Sidonia. Esta fue la primera vez que los ingleses se retiraron tras intentar acabar con la Begoña, la cual resistió bien el ataque hasta que llegaron los refuerzos. Sin embargo, tuvo un accidentado regreso, teniendo que hacer escala en Irlanda, donde desembarcó a unos 70 u 80 hombres que fueron apresados o, en no pocos casos, asesinados. Finalmente, el 10 de octubre arribó a Cangas del Morrazo, en la ría de Vigo, con serios daños y carencias. Posteriormente, y cumpliendo órdenes para terminar las reparaciones, cruzó la ría a duras penas y atracó en Bayona pegada a la muralla, donde desembarcó parte de la artillería para reforzar la del castillo de la villa e instalar allí baterías en tierra, mientras las piezas de a bordo quedaban apuntando al mar, medidas que se revelarían muy acertadas. La «Contra-Armada» de 1589 Al año siguiente, aprovechando el momentáneo desamparo de las costas españolas tras el desastre de la Gran Armada, Inglaterra decidió lanzar un poderoso ataque al que se ha dado en llamar «Contra-Armada». Con un número de barcos y hombres semejante al de la expedición española del año anterior, Isabel I confiaba en destruir los buques hispanos que estaban reparándose en los puertos cántabros, provocar un levantamiento en Portugal contra Felipe II ―quien se ceñía también la corona portuguesa como Felipe I― y capturar a la Flota de Indias, ambicioso plan que, bien liderado, podría haber cambiado el curso de la historia; sin embargo, el error de otorgarle el mando a Drake lo convertiría en un fracaso estrepitoso. Los ingleses intentaron primero tomar La Coruña, pensando que allí había un tesoro, pero fueron rechazados por los soldados y civiles ―esta es la defensa que hizo célebre a María Pita―. Después fueron a Lisboa pero, aprovechando el viaje, uno de los barcos se acercó a Bayona. Tenía el aspecto de una urca holandesa, y en las proximidades de la villa pidió práctico, alegando ser un mercante con trigo. Dos pescadores accedieron a meterlo en puerto pero, nada más subir, fueron hechos prisioneros y sometidos a interrogatorio acerca de las defensas y de la nao española. También se les preguntó por un bajel francés llegado hacía unos días, al cual el gobernador de Bayona tuvo la precaución de inmovilizar por parecerle espía. Los asustados pescadores, tras responder coaccionados y ser liberados, aseguraron que dentro de la urca Año 2017 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 117


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26
To see the actual publication please follow the link above